Milford Sound | Embárcate en una aventura inolvidable
4.9 con 9 votos

Si eres un amante de la naturaleza y las aventura, y además estás pensando en pasar una temporada en el extranjero para estudiar o trabajar, Nueva Zelanda es el destino perfecto para ti. Los paisajes de este país son algo literalmente salido de una película y el fiordo Milford Sound no es la excepción.

No puedes decir que has estado Nueva Zelanda si no visitaste Milford Sound o Hobitton. Este fiordo ubicado en la costa oeste de la Isla Sur en lo que corresponde al Parque Nacional de Fiordland es una de las maravilla naturales de este país. Acantilados cubiertos de bosques, cascadas, picos elevados, muchas veces nevados, y una diversidad de vida salvaje que te dejarán con la boca abierta.

No esperes más y acompáñanos a descubrir lo mejor de este destino

Milford Sound | Su historia

Milford Sound

Como ya estamos acostumbrados, fue un europeo quien se adjudicó el descubrimiento de este fiordo. A pesar de que los maoríes ya lo tenían en conocimiento desde hace miles de años, en 1812 fue descubierto por el capitán John Grono. El galés lo nombró Milford Haven por su tierra natal, pero su nombre fue cambiado poco después por el capitán John Lort Stokes, a Milford Sound, nombre que mantiene hasta la fecha.

Con el paso del tiempo, el fiordo y sus alrededores se han convertido en uno de los mejores paseos turísticos del mundo. Así al menos lo consagró el escritor Rudyard Kipling, quien lo llamó como “la octava maravilla del mundo”, una afirmación que muchos de sus visitantes señalarían como certera.

El fiordo se encuentra dentro del Parque Nacional de Fiordland ubicado en la Te Wahipounamu, que en maorí significa “el lugar de las aguas de la piedra verde”, ya que el jade es el mineral que más se da en ese sector. Este es tan solo uno de los cuatro parques ubicados en esta zona declarada como Patrimonio de la Humanidad en 1990 por la Unesco. No por nada se encuentra en nuestra selección de los mejores lugares que ver en Nueva Zelanda.

También es conocido como Piopiotahi, que en maorí significa “un solo piopio”. La leyenda cuenta de un héroe Maui que falleció tratando de obtener la inmortalidad para todas las personas. En dicha tarea fue asesinado por la diosa de la muerte Hine-nui-te-po. Su compañero de aventuras, un ave autóctona ya extinta llamada piopio, voló hacia ese lugar para llorar la pérdida y, de esa forma su lamento se convirtió en un eco completamente perpetuo 😱

El fiordo de Milford Sound

milford-sound

¿Qué es un fiordo? Definitivamente es la pregunta que se harán algunos de ustedes. Pues es más sencillo de lo que parece. Un fiordo es algo así como un accidente de la naturaleza. Un profundo valle, ocupado por aguas de mar, producido por el deshielo de un glaciar. Tiene una entrada costera bastante estrecha y forma de U muy característica.

En este caso, el fiordo de Mildford Sound tiene una longitud de 16 kilómetros desde su cabeza hasta mar abierto. Algunos de sus muros, de grandes pendientes, alcanzan hasta los 1200 metros desde el agua y se formaron en más años de los que pudiéramos contar.

Los catorce fiordos que bordean la costa tardaron unos 100.000 años en formarse teniendo pequeños cambios en los últimos 10.000 años. Según los maoríes, los fiordos fueron creados Tute Rakiwhanoa, un albañil gigante quien los talló con su hacha. El resto de la flora apareció gracias al paso del tiempo y el clima tan característico de la zona.

Es una de las más húmedas en el mundo con una precipitación anual de unos 6813 mm, que caen en aproximadamente 180 días cada año. Desde septiembre a diciembre es la temporada de mayor alcance, con un promedio de 18 días de lluvia en un mes. Sin embargo, las temperaturas no son muy altas por lo que la humedad se debe principalmente a la lluvia. En los meses de verano el promedio alcanza los 19º C y en invierno alrededor de 9,5º C

Cómo llegar a Milford Sound

Milford Sound

Cada año llega cerca de un millón de personas a visitar el mayor punto turístico de Nueva Zelanda, tarea que realizan de diferentes formas ya que las opciones son variadas. Pueden arrendar un auto con techo de vidrio o una avioneta que los llevará hacia el lugar. La mayor diferencia entre un viaje y otro: el tiempo.

Desde Queenstown son 286 kilómetros, lo que equivale a unas tres o cuatro horas y desde Te Anau, pueblo situado en Southland, el viaje por carretera tomará la mitad del tiempo. Para qué decir si se viaja en avioneta. Los vuelos panorámicos salen desde Queenstown y tardan solo seis minutos, dependiendo del clima y las rutas áreas. Por aire Milford Sound se encuentra a tan solo 71 kilómetros.

Milford Sound es el único fiordo al que se puede acceder por tierra por lo que es muy recomendable aprovechar la oportunidad y dar un paseo por el Parque Nacional de Fiordland. En el camino encontrarás senderos y miradores en los que vale la pena detenerse. También deberás aprovechar de conectarte por última vez ya que llegando al fiordo, y sobre todo accediendo a los cruceros, no habrá cobertura de ningún tipo. Solo será tiempo de contemplar.

Flora y fauna

Milford Sound

Así como en El Señor de los Anillos, la estética que caracteriza al fiordo de Milford Sound es de rocas grisáceas e imponentes acompañadas de un verde musgoso y profundo que muchas veces está acompañado de helechos y líquenes. Las fuertes lluvias que rondan esa zona han provocado que las rocas se vuelvan resbalosas y que crezcan raíces poco profundas por lo que es común ver segmentos de bosque caer directo al agua. Pero no solo eso ha provocado la alta precipitación. También ha llevado a la formación de un entorno acuático único.

Al caer todo el tiempo árboles al agua, se comenzó a generar un bloqueo de luz solar lo que llevó a la formación de una vida submarina que pocas veces se pueden ver aguas tan poco profundas. Ejemplos de ello son los braquiópodos, una clase de crustáceos, o los corales negros, que se forman principalmente en fiordos. Algunas de las colonias de este tipo de árboles son de hasta 200 años. También es posible ver rondando por la zona lobos marinos, delfines de nariz de botella y pingüinos.

Además de la vida marina, la vida en la selva antigua también se ha desarrollado, sobre todo en lo que respecta a las aves. Estas especies tienen cientos de árboles a su disposición por lo que compartir espacio no es un problema. Algunas de ellas son los pájaros de campana, de tui, el kea, takahe o el kakapo –esta última, familiar del loro, es una de las aves más longevas del mundo, alcanzando un promedio de vida de 95 años.

Actividades y excursiones

Crucero por el fiordo Milford Sound

Milford Sound

Si tu intención es conocer el fiordo en su plenitud no puedes no tomar un crucero. Existen dos tipos de trayectos. Los panorámicos, que se dedican a recorrer el fiordo completo, y los informativos, que en esencia son más pausados. Uno de los paseos favoritos es el que se da hacia el final del día, en el que coincide el final de la visita con el anaranjado atardecer. Perfecto para una fotografía.

Los valores van desde los 29 hasta los 50 euros. Algunos de los cruceros cuentan con cafetería gratuita a bordo.

Paseo en kayak

Así como algunos deciden pasear por el fiordo en crucero, otros toman la opción de hacerlo en kayak. Si bien, esta alternativa no te permite recorrerlo completo, será una experiencia única. Además, se realiza en compañía de un guía autorizado que te va comentando de forma personalizada los puntos visitados.

Buceo guiado

También se realiza en compañía de un especialista. En este caso, quienes lo realicen tendrán la posibilidad de ver la flora y fauna de Milford Sound más cerca que cualquier otro visitante.

Milford Track

Milford Sound

Uno de los recomendados de este viaje es solo para valientes ya que se trata de un trekking de cuatro días. Corresponde a un camino de un solo sentido que te obliga a dormir cada noche en los refugios establecidos que encontrarás en la ruta. Solo un pequeño número de personas pueden realizarlo diariamente y no es para menos. El Milford Track está considerado como uno de los mejores trekking del mundo. Durante el recorrido te toparás con ríos de aguas cristalinas que deben ser cruzados por puentes colgantes o bosques con árboles de cientos de años.
Para realizar este trekking la parada obligada será Te Anau, pueblo desde donde sale el barco que te lleva al inicio de la ruta. Para el regreso, después de cuatro días, la acción es la misma. Otro barco estará esperando para llevarte a la localidad.

Mildford Highway

Milford Sound

Es fundamental destacar la carretera que te lleva a Milford Sound porque cada segundo de ella vale la pena. El fiordo es increíble, pero también el camino para llegar a él. Mildford Highway comienza en Tea Anau, puerta de entrada al Parque Nacional Fiordland y te llevará por lugares de ensueño. Entre los que más destacan están los valles de Eglinton, Holyford y Greenstone o los Mirros Lakes, lagos tan cristalinos y quietos que en ellos se reflejan perfectamente las Earl Mountains, como si fuera un espejo.

Un dato útil: cargar bencina en Te Anau ya que en el camino de pueblo a Milford Sound no hay gasolinera alguna.

Milford Discovery Centre & Underwater Observatory

Uno de los imperdibles en tu visita a Milford Sound. Este sitio es el único observatorio flotante de Nueva Zelanda y se encuentra ubicado en medio de la Reserva Marina Piopiotahi, en Fiordland. En el lugar podrás descender diez metro bajo la superficie del mar para conocer el mundo submarino al que tan pocas veces se tiene acceso, sobre todo para ver a los animales en su estado natural, sin rejas de por medio. También conocerás sobre la historia del fiordo y verás imágenes de sus evoluciones en el tiempo.

El observatorio funciona todos los días del año y tiene un valor de 21 euros para adultos y 10 para niños.

Principales atracciones

Parque Nacional Fiordland

Milford Sound

Si vas a visitar Milford Sound no puedes perderte un paseo por el resto del parque que lo rodea. El Parque Nacional Fiordland, ubicado en el suroeste de la Isla Sur es el parque nacional más grande de Nueva Zelanda con una superficie total de 12.500 kilómetros cuadrados. Tiene una red de senderos de 500 kilómetros situados en los tres parques que contiene: Monte Aspiring, Westland y Aoraki, también conocido como Monte Cook. Además, el espacio es perfecto para quienes sean amantes del deporte ya que se pueden realizar actividades como trekking, alpinismo y escalada. Opciones hay para todos.

En su mayoría, el parque se compone de bosques vírgenes con una fauna muy diversa. Podrás observar conejos, ciervos y el kiwi, ave típica neozelandesa. También algunos delfines y focas si tienes suerte.

Mitre Peak

Es uno de los acantilados más conocidos y fotografiados del fiordo Milford Sound y tiene una altura de más de un kilómetro desde el agua hacia el cielo. En sus paredes caen cascadas y junto a ellas la selva tropical que le da el toque verde y lleno de vida al lugar. Fue nombrado como Mitre Peak por el capitán John Lort Stokes debido a la forma de pico que tiene la montaña. En maorí su nombre es Rahotu.

La icónica montaña tiene una vista espectacular a tal punto que algunos temerarios viajeros se aventuran a escalarla. Para hacerlo se deben recorrer entre uno y dos días de caminata, con una alta exigencia. Son nueve kilómetros de subida y finalmente se ingresa por una playa ubicada al norte del barranco Sinbad Gully, lugar de retiro del kakapo.

Bowen Falls

Milford Sound

Es la primera cascada que se puede apreciar en el recorrido en crucero por Milford Sound y es también una de las más fotografiadas. Sus 161 metros de altura dejan caer el agua de tal forma que simulan el velo de una novia. Una belleza natural que no te puedes perder. Además, una de sus particularidades es que se puede llegar a la base y estar bajo la caída de agua a través de un sendero al que se puede acceder por el muelle principal del fiordo.

Stirling Falls

Es más pequeña que su compañera Bowen Falls, pero no menos atractiva. Al estar rodeada solo de acantilados, una vista panorámica de ella es espectacular, perfecta para ser fotografiada. Algunos cruceros bajan botes más pequeños y así acercan a los turistas a la cascada, lo que permite a las personas estar bajo el agua. Un lujo, sobre todo si la leyenda dice que el agua de esa cascada vuelve a las personas más jóvenes. Nada se pierde con intentar.

Lo que no te puedes perder de Nueva Zelanda

Los parques nacionales de Nueva Zelanda te permiten acceder a distintos espacios de aventura. Realizar senderismo de alta exigencia o pasear tranquilamente por las aguas de uno de los fiordos más famosos del mundo. Pero eso no es todo, el país de los kiwis y kakapos tiene mucho más ¿Te atreves a descubrirlo? GrowPro te ayudará a hacerlo. ¡Solo revisa esta lista y verás!

Sin duda uno de los lugares turísticos más visitados en Nueva Zelanda es el fiordo de Milford Sound, así que si visitas el país oceánico, súbete a esta aventura y has de tu viaje algo inolvidable. ¡No te lo pierdas!

NUEVA AREA GROWER

LAS MEJORES OFERTAS PARA TU VIAJE A AUSTRALIA, NUEVA ZELANDA O CANADÁ