Vuelos Transoceánicos | 10 Consejos para tener un mejor vuelo
5 (100%) 4 votes

Los vuelos transoceánicos son aquellos vuelos que en su recorrido atraviesan un océano, por lo tanto, todos (o casi todos) serán vuelos de bastante duración. El hecho de viajar a Australia o a Nueva Zelanda desde América o Europa, por ejemplo, se considera un vuelo transoceánico. En este tipo de vuelos, hay al menos una parada en una ciudad que queda más o menos en medio de la totalidad del trayecto. Por ejemplo, si volamos de España a Australia, habrá una escala en Dakar, Singapur… Dependerá ya de la aerolínea.

Es una lástima que, debido a la larga duración de estos vuelos, muchas personas acaben decidiendo no viajar a lugares increíbles por el hecho de los nervios que les causa pasar 8 horas o más metidas en un avión. Lo entendemos, pero también conocemos de primera mano algunos trucos que podrán ayudaros a hacerlo mucho más llevadero.

Pequeños tips antes de viajar

Los aviones vuelan a una altura de entre 10 y 12 kilómetros, esto supone una reducción del oxígeno y presión barométrica que ocasiona a veces que el gas intestinal tienda a expandirse. Por ello, te recomendamos que intentes no ingerir en las 24 horas anteriores al vuelo nada típicamente flatulento.

¿Truco si las orejas se te tapan? Suénate o tápate la nariz soplando sin echar aire.

La humedad es más baja de lo normal, oscila entre el 10%-20% dentro del avión, por lo que suele ser normal sentir tu piel más seca de lo habitual, al igual que tus vías respiratorias. Por ello se desaconseja la ingesta de alcohol, te o café, ya que tienen un efecto deshidratante.

Otro tip importante a la hora hacer un vuelo transoceánico es encontrar una buena oferta. Estos vuelos suelen ser bastante costosos y por lo tanto conseguir un buen precio puede ahorrarnos un montón de dinero. Nuestra recomendación siempre es usar un comparador de precios como Skyscanner, gracias a él se pueden comparar los precios de todas las aerolíneas y encontrar las mejores ofertas.

Vuelos Transoceánicos | 10 Consejos para tener un mejor vuelo

1. Búsqueda de aerolínea y asiento

vuelos transoceánicos

No te conformes con la primera búsqueda que hagas, por muy buen vuelo que encuentres y por mucha prisa que la página web quiera meterte para que compres. Compara distintos buscadores y aerolíneas, te puede ir muy bien hacerte una pequeña tabla con la aerolínea, horarios, precio, país de escala… Todo lo que consideres importante tener en cuenta.

Ten en cuenta que probablemente estarás sentado en el avión unas 8 horas seguidas. Trata también de que el asiento sea confortable, intenta elegirlo con antelación y, en la medida que te sea posible, intenta averiguar cómo son los asientos de las aerolíneas que estás sopesando para viajar con ellas. La comodidad será tu aliada.

2. Viste con tu ropa más cómoda

No vale la pena que te pongas ese traje o vestido tan mono que tienes o esos zapatos sin entrenar. Intenta elegir tu ropa con la cabeza, piensa que pasarás muchas horas sin moverte demasiado, y que cuando quieras moverte querrás sentirte cómodo y no embutido en alguna prenda de ropa asfixiante.

Por lo tanto, escoge ropa holgada, que ya hayas vestido (¡nunca estrenes ropa nueva en un vuelo!) y a poder ser, como truco que te damos, guarda en tu maleta de mano un pijama. Para las horas nocturnas de avión agradecerás poder quedarte vestido con tu pijama y unos calcetines.

3. Prepara a conciencia tu maleta de mano

Vuelos transoceánicos

Nunca agradecerás tanto ser previsor que viajando en vuelos transoceánicos. ¿Qué elementos puedes llevarte que te faciliten esas horas dentro del avión?

  • Calcetines cómodos, que te puedas calzar y caminar con ellos por el avión y que no te apreten por ningún lado.
  • Antifaz, porque no sabes si vas a tener en la fila justo de al lado o de delante tuyo, alguna persona que se ponga a leer con la luz de encima del asiento encendida y tú quieras dormir. Créeme, te salvará de más de un cabreo.
  • Tapones para los oídos, ya que el avión va dando regularmente avisos sonoros, y además, que tú duermas no significa que todo el avión duerma… Puede haber gente hablando cerca tuyo, algún niño llorando o hablando más alto de lo normal… Mejor prevenir que volverte loco.
  • Auriculares, o cascos, porque habrá ratos que querrás desconectar y ponerte música mirando al vacío o ver alguna película o serie. Es cierto que en todas las aerolíneas los suministran, pero como los tuyos no hay ninguno 😉
  • Igual que comentamos el tema del pijama, ni se te ocurra olvidarte alguna ropa de abrigo, o alguna mantita, especialmente para el tiempo que pases dormido, ya sabes que la temperatura corporal desciende. También hay algunas aerolíneas que las entregan, pero si no lo sabes, te recomendamos llevar una tuya a mano.
  • Cojín o almohada pequeña, da igual del tipo que sea, pero que sea algo cómodo en lo que puedas reposar tu cabeza, o de lo contrario posiblemente pasarás unos días con una buena tortícolis. Algunas aerolíneas entregan una mini almohada, pero todos sabemos que en estas cosas, nuestro gusto personal influye mucho… Blandas, duras, alargadas, cuadradas… Si te cabe en tu maleta de mano, no dudes en llevártela.

4. Alivia de peso tu maleta de mano

vuelos transoceánicos

El hecho de que puedas viajar con una pequeña maleta a tu lado, no significa que tengas que meter absolutamente de todo dentro. Intenta ser lo más práctico posible y lleva ahí dentro solamente lo que creas que es imprescindible para ti o muy útil durante las horas del vuelo y durante el tiempo de espera en el aeropuerto.

Cargarás con esta maleta un buen rato y cuantos menos kilos tengas que mover de un lado a otro más desestresado estarás tú. Pijama, calcetines y todos los elementos de los que hablábamos en el punto anterior, una cámara de fotos si te gusta, libreta, libros, tablet, gafas de sol o de leer, etc.

5. Elige con antelación tu comida

vuelos transoceánicos

En este tipo de vuelos transoceánicos tendrás la opción de escoger el tipo de comida que vas a querer comer dentro del avión. Lo puedes consultar mientras estás comprando los billetes e incluso puedes modificarlo tras haberlos comprado. Dependerá de la aerolínea la diversidad de tipos de cocina, pero suelen contar con bastante variedad. Comida asiática, vegetariana, vegana, para celíacos, sin lactora, comida hindú… Se adaptan a casi cualquier alérgia o intolerancia.

Además y a modo de truco, puedes llevar, si lo crees necesario o te cabe en tu maleta de mano, paquetes de galletas o snacks del estilo, por lo que siempre que algo de tu bandeja no te apetezca, puedes echar mano a lo que tú has traído.

6. No te quedes todas las horas quieto

Levantarte sólo para ir al lavabo o pedir algo a alguna azafata es un error garrafal. Las articulaciones te dolerán y te sentirás apelmazado al cabo de tal sólo 2 o 3 horas de estar sentado sin levantarte. De hecho, es aconsejable no sólo levantarse, si no hacerlo cada hora u hora y media. Así lo dice la OMS según explica este post.

Lo que se suele recomendar es caminar unos 4 o 5 minutos por el pasillo, y además, realizar pequeños estiramientos de espalda, cuello, y las piernas. Os parecerá una tontería y seguro que a muchos os da vergüenza, pero los beneficios de que tengáis en cuenta esto los agradeceréis cuando bajéis del avión.

7. No escatimes en agua

vuelos transoceánicos

Tal y como te decíamos en uno de los puntos anteriores, en los vuelos la humedad es menor, por lo que tendemos a deshidratarnos. Es por ese sencillo motivo que se desaconsejan bebidas como café, te o alcohol, y se recomienda beber básicamente zumos de frutas frescos y mucha agua.

8. Aprovecha para desconectar y disfrutar

Vuelos transoceánicos

Esto es algo que a muchísimas personas les cuesta horrores hacer, pero de acuerdo con lo que muchos expertos confirman, aprender a no hacer nada es vital, y la situación que los vuelos transoceánicos brindan para ello es una oportunidad muy buena.

Para la mayoría de mortales, el ritmo de sus vidas les hace estar cada minuto del día haciendo algo, lo que sea. Y cuando tienen un momento de relax, sienten la necesidad de estar haciendo algo. ¿Qué pasa con un vuelo transoceánico? Pues que tienes unas cuantas horas por delante para intentar desconectar. Cerrar los ojos y pensar en lo que quieras, ¡o en nada! Al principio te sentirás raro, pero verás que cuando lo consigas te encantará 🙂

9. Ponte al día con las series y películas que quieres ver

Todos tenemos un listado de series que nos gustaría ver o películas que tenemos pendientes desde hace algún tiempo. En un vuelo de 12 horas, si consigues distraerte 3 horas con una película ¡es todo un éxito! Además, si eres un seriéfilo adicto a los maratones de muchos capítulos, esta es la mejor oportunidad para verte una serie completa.

Recuerda prepararte para ello, si tienes una tablet descarga en ella todas las películas y series que quieras ver. Si no tienes un dispositivo propio, no te preocupes: en la mayoría de vuelos transoceánicos disponen de sistemas multimedia cargados de series, películas y programas de televisión. 

10. Lee y lleva tu mente a otro lugar

Vuelos transoceanicos leer libros

Si te gusta leer, disponer de tanto tiempo para hacerlo es todo un placer. La lectura nos ayuda a evadirnos de la realidad y llevar nuestra imaginación hasta otro lugar. Por este motivo es tan interesante leer en los aviones, consigue que las horas vuelen. 

Incluso si no eres un lector empedernido puedes aprovechar a leer por ejemplo una guía del país que vas a visitar o alguna revista que te resulte interesante. En las tiendas de los aeropuertos es habitual encontrar todo tipo de revistas y libros, así que hasta el último momento tendrás la oportunidad de hacerte con uno.

Esperamos que os hayan gustado estos consejos para hacer los vuelos transoceánicos más llevaderos. Si seguís estas pequeñas pautas y trucos en vuestros vuelos de larga duración veréis como el tiempo corre más rápido.

Hay una frase que nos gusta mucho, y viene a decir que cuanto más nos repitamos en nuestra cabeza lo malo que es algo, lo haremos incluso más malo de lo que es. Y lo mejor de todo es que viajar en avión es siempre una experiencia preciosa, y la cantidad de horas que se tarde no deben afectar a tu estado de ánimo. ¡A volar!

Global - eBook - Vivir una experiencia en el extranjero (mock up)

EBOOK GRATUITO

Guía para estudiar y trabajar

en el Extranjero