Curso intensivo de inglés en el extranjero, la mejor opción

Sea cual sea tu nivel actual de inglés, seguro que quieres mejorarlo. Un curso intensivo de inglés en el extranjero es la apuesta que, cada año, realizan miles de jóvenes, convencidos de que es la mejor forma de aprender una nueva lengua. La influencia económica, política y cultural de los países anglosajones, encabezados por Estados Unidos, y su enorme difusión por el mundo debido a que en muchos países se estudia como segunda lengua, hacen del inglés mucho más que una útil herramienta de comunicación. Es, además, una forma de acceder a innumerables oportunidades de trabajo y una ventana abierta a un inmenso mundo de oportunidades de todo tipo.

 

New Call-to-action

 

Estudiar inglés en el exterior

El inglés es el idioma que más se estudia en todo el mundo. Su amplia difusión hace que puedas elegir entre un gran número de países en los que se practica como idioma materno. La inmersión lingüística implica realizar un curso intensivo de inglés que incluya la convivencia con otros alumnos y con profesores nativos de la lengua extranjera durante un curso. La buena noticia es que puedes elegir dónde cursar estos estudios en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Tanto los alumnos como los profesores nativos son los transmisores de los conocimientos sobre el idioma, ya sea de forma directa mediante ejercicios y actividades, o de forma indirecta gracias a las conversaciones de todo tipo.

 

¿Qué ventajas tiene realizar un curso intensivo de inglés?

  • Pronunciación y ortografía. Ambas son las dos grandes beneficiadas del estudio de un curso intensivo de inglés. Las dos se desarrollan desde el momento en el que, con la inmersión lingüística, se deja de pensar primero en el idioma materno y luego tratar de ‘traducirlo’ al inglés. Por el contrario, la escucha del nuevo idioma hace que el estudiante repita los términos sin pasarlos por el filtro previo del español. En cuanto a la ortografía, vivir en otro país es también ‘leerlo’ (en libros de texto, periódicos y revistas, carteles, etc.), lo que reduce sensiblemente los errores ortográficos.
  • Inmersión cultural. Además de aprender inglés, vivir en países como Estados Unidos, Canadá, Australia o Nueva Zelanda sirve para conocer las costumbres locales, sus tradiciones, sus horarios y su forma de ver la familia, las relaciones personales, el mundo del trabajo y el ocio. Aprender un idioma se convierte así en aprender otra forma de vida alternativa a la que el estudiante tiene de origen. Es una excelente forma de aprender a respetar a los demás y de entender el mundo como un lugar repleto de diversidad.
  • Aprendizaje más rápido. Los alumnos que han vivido la experiencia de realizar un curso intensivo de inglés coinciden en que el comienzo es difícil, sobre todo si no se cuenta con una base de conocimiento. Pero, después de ese periodo de adaptación, los progresos no siguen una línea recta, sino que crecen exponencialmente.
  • Más seguridad y autoestima. Aprender un idioma en otro país no es sólo adquirir una nueva lengua, sino que también requiere gestionar la propia estancia en el país y la propia adaptación al centro, a los nuevos compañeros, al sistema educativo, etc. Conlleva una responsabilidad superior a cuando se permanece en casa, por eso suele proporcionar una fuerte seguridad en uno mismo y reforzar la autoestima de los que han vivido la experiencia.

 

New Call-to-action

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Laura GrowPro
Laura GrowPro

Inquieta, viajera, siempre con hambre por vivir nuevas experiencias y ver mundo. ¡Solo nos arrepentimos de las decisiones que no tomamos así que viaja mientras puedas!

Related Posts
colombianos en australia