A la hora de realizar un gran viaje que no va a llevar semanas o meses lejos de nuestra casa, es común que aparezcan innumerables dudas. ¿Qué tipo de seguro debo contratar? ¿Qué coberturas debo elegir? ¿Hasta qué punto contratar un seguro de viaje me mantiene cubierto ante ciertas situaciones? Aunque las compañías aseguradoras procuran dar a conocer lo máximo posible sus productos, son muchos los viajeros que no saben bien por dónde empezar. Además, se trata de una preocupación más que se suma a todas las demás, cómo qué país elegir, dónde estudiar o trabajar, qué visados solicitar… Por todo ello hemos querido resolver en este artículo las dudas más habituales. Esperamos que te resulten de ayuda.

Primero, reflexiona sobre qué producto necesitas

No es lo mismo viajar a la costa de Australia con la intención de pasar 3 meses realizando deportes extremos, que desplazarse a una tranquila localidad de Estados Unidos con la intención de realizar un curso intensivo de inglés de pocas semanas. En otras palabras, a la hora de contratar un seguro de viaje debes pensar para qué lo vas a necesitar. Si tu objetivo es vivir en grandes ciudades te puede interesar tener buenas coberturas en el caso de ser víctima de algún acto delictivo, como un robo. En el caso del deporte extremo, necesitarás un seguro con coberturas en caso de accidente.

Si vas a tomar muchos vuelos internos dentro de un país, porque tu principal motivación es el turismo, te resultará más que interesante un seguro que contemple los retrasos y las cancelaciones de servicios de transporte, incluidos los vuelos. Si te pierden las maletas, existen coberturas que te indemnizan con independencia de las reclamaciones que interpongas ante las compañías aéreas, que en ocasiones tardan demasiado en solucionarse. Si, por ejemplo, en la maleta llevabas artículos básicos de viaje, puedes contar con dinero para comprar otros nuevos, al igual que en el caso de que tu equipaje sufra algún daño tendrás derecho a una compensación económica.

El hecho de viajar a un país en el que se habla una lengua que podemos no dominar a la perfección, sobre todo al principio, puede complicarnos la vida en el caso de padecer una lesión, una enfermedad o haber sido víctimas de un inesperado accidente. Algunas compañías ofrecen servicios de asistencia en el idioma propio del accidentado y lo hacen en todo el mundo, en muchas ocasiones con una sencilla llamada a un número de teléfono gratuito. Otras empresas del sector facilitan ayuda, incluso, gracias a un asistente personal, que puede encargarse de la gestión de diversos trámites imprescindibles.

contratar seguro de viaje

Incluye siempre la asistencia médica

La asistencia sanitaria en otro país con motivo de una enfermedad o un accidente suele implicar un desembolso económico importante, que puede hasta dar al traste con nuestra experiencia de viaje y obligarnos a regresar a casa con una deuda contraída y pendiente de pago. Aunque muchos seguros las incluyen por defecto, al contratar un seguro de viaje debemos asegurarnos de que se incluyen coberturas por consultas de atención primaria, costes de atención de urgencias, traslados, pruebas de diagnóstico y hospitalización. Podemos realizar un seguro médico a medida e incluir protecciones por gastos muy diversos, como trasplantes, atención al embarazo y al parto, gastos en odontología, seguros de fallecimiento o cobertura de repatriación.

contratar seguro de viaje

¡Gestiónalo con antelación!

Puede que el trabajo se te acumule antes de poner rumbo a un destino lejano en el que vas a pasar un tiempo considerable, pero no dejes para el último momento el contratar un seguro de viaje. No serías el primero que se acuerda de este pequeño ‘detalle’ cuando ya es demasiado tarde; las compañías aseguradoras no formalizarán ningún contrato contigo si ya estás de viaje e incluso, en algunos casos, te obligan a firmar las pólizas con cierto plazo de distancia con el viaje.

Por otra parte, te recomendamos que dediques un tiempo razonable a informarte sobre las compañías y los diferentes productos que existen en el mercado, así como a comparar precios y coberturas. Pregunta todo lo que consideres oportuno hasta que des con el producto que más se adapte a tus necesidades. En general, las compañías cuentan con productos a medida para muchos tipos de viajeros distintos. Confía en empresas asentadas y reconocidas en el sector y desconfía tanto de las empresas poco conocidas como de los precios excesivamente baratos, ya que pueden esconder más de una sorpresa desagradable.

contratar seguro de viaje

¿Cuánto cuesta contratar un seguro de viaje?

Cada compañía de seguros maneja tarifas distintas, pero en general te sorprenderá saber que los costes de un seguro de viaje habitual, sin coberturas extraordinarias, no son ni mucho menos excesivos. Eso sí, no caigas en el error de pensar que el precio lo es todo. Podrás encontrar seguros básicos que comiencen en los 7-8 euros al mes, pero puede que lo lamentes si necesitas que te cubran en situaciones complicadas. En el caso de las coberturas médicas, ten presente que habrá situaciones excluidas de cualquier cobertura. Un ejemplo son las situaciones de catástrofe natural o conflicto militar. Pero, sin ir a ese extremo, ocurre lo mismo si, antes de comenzar el viaje, la persona que ha decidido contratar un seguro ya padecía alguna enfermedad o dolencia.

En el caso de viajeras embarazadas, los gastos provenientes de la gestación que se produzcan a partir de los 5 meses no suelen estar cubiertos. También suelen quedar fuera de la cobertura del seguro los gastos que se originen a consecuencia de prácticas consideradas de máximo riesgo, como la participación en una carrera con vehículos a motor. También es importante evitar duplicidades, o pagar dos veces por el mismo servicio. Esto puede pasar si nuestro seguro de accidentes y nuestro seguro de salud tienen coberturas parecidas cuando estamos en el extranjero.

Global - eBook - Vivir una experiencia en el extranjero (mock up)

EBOOK GRATUITO

Guía para estudiar y trabajar

en el Extranjero