Estudiar en el extranjero es una de las experiencias más enriquecedoras. No sólo porque seguimos formándonos académicamente sino también porque nos permite disfrutar de la aventura de vivir en el extranjero, abrir nuestros horizontes y descubrir nuevas culturas.

El problema es que suele conllevar costes asociados (viaje, alojamiento, manutención, curso…) que suelen ser importantes y en muchas ocasiones provocan que nos quitemos la idea de la cabeza. Pero, por suerte, existen algunos países como Australia, Nueva Zelanda o Canadá que permiten trabajar a la vez que se estudia y por lo tanto nos permitirán pagarnos con nuestro trabajo parte de la experiencia.

Aún así necesitaremos afrontar unos gastos iniciales para los que tendremos que ahorrar. En este artículo te damos algunos consejos para que lo consigas.

7 Consejos para ahorrar para estudiar en el extranjero

1. Decídete a hacerlo realidad: no lo llames sueño, llámalo plan

Esta frase nos gusta mucho porque nos da una gran lección. La diferencia entre un sueño y un plan es la voluntad de hacerlo realidad, marcarse una meta.
Si sueñas en pasar un tiempo estudiando en el extranjero, necesitas antes que nada decidir de verdad que lo quieres hacer realidad.

Tomar la decisión de que de verdad quieres ahorrar para estudiar en el extranjero puede parecer algo sencillo pero es el paso más importante.
Se trata de marcarse un objetivo en firme, de pasar a la acción y empezar a hacer los pasos necesarios para hacerlo posible.

2. Infórmate del mejor destino para ti

¿Sabes dónde te gustaría ir? ¿Qué te gustaría estudiar? Estudiar en el extranjero es una gran experiencia que toda aquella persona que ya lo haya hecho recomendará. Aún así, el mundo es muy grande y existen centros de estudios por todo el planeta. Quizás ya tengas en mente un país, una ciudad y unos estudios.

Si no es así, estos son los principales factores a tener en cuenta para tomar tu decisión:

  • Valorar los centros de estudios y los cursos que se ofrecen (su calidad, precios, facilidad de pago y política de aceptación).
  • Los visados disponibles para estudiar en el país escogido y los requisitos de entrada para personas de tu país
  • El clima del lugar: hay 4 estaciones? Hace mucho frío o mucho calor? Se puede disfrutar el tiempo al aire libre?
  • El coste de vida: Es un lugar caro? Se puede costear con un trabajo? Hay facilidades para estudiantes?
  • El ambiente estudiantil e internacional que pueda tener. Muchos jóvenes valoran estudiar en lugares donde haya muchos más jóvenes con quien relacionarse.
  • La posibilidad de trabajar al mismo tiempo que estudias. Según cada país, existen visados de estudiante que permiten trabajar al mismo tiempo como Australia, Nueva Zelanda o Canadá. Este factor es esencia a la hora de decidirte por un lugar, porque te va a permitir costearte tu estancia con tu propio trabajo.

3. Decide el dónde y el cuándo

Una vez hayas valorado los aspectos anteriores, es momento de concretar tu plan. Escoge en qué ciudad quieres vivir, qué curso te gustaría estudiar y a partir de qué fecha te gustaría iniciar tus estudios allí.

Esto te va a permitir activar tu plan, crear un calendario de ahorro y centrarte en tu meta. A partir de aquí, te será más fácil organizarte y prescindir te ciertos gastos porque estarás focalizado/a en lo que de verdad es importante para ti.

4. Averigua cuánto dinero necesitas

Con el curso, la ciudad y la fecha definida, ya puedes hacer un cálculo del dinero que vas a necesitar para marcharte y empezar tu aventura. Nosotros tenemos calculado que, especialmente en los países de habla inglesa, el costo de emprender una experiencia de estudio en el extranjero supone aproximadamente unos 3.000 – 5.000 $ dependiendo del país y otros factores.

¿Qué incluye esta cantidad de inversión inical?

  • El billete de avión de ida
  • El coste del visado (si es de pago)
  • El costo del seguro médico para toda tu estancia (suele ser obligatorio)
  • El costo de la primera parte de tu curso (en el caso de que tu escuela te permita fraccionar el pago). De no ser así, la cantidad puede ser muy superior, especialmente en el caso de los estudios universitarios. Piensa que este primer pago suele incluir el costo del curso pero también la parte correspondiente a la matrícula o cuota de inscripción y los materiales si los hubiera.
  • Dinero suficiente para las primeras semanas. Al llegar, posiblemente buscarás una alojamiento temporar mientras buscas algo más definitivo Debes pensare en incluir en tu presupuesto inicial el dinero para la manutención de las primeras semanas, hasta que empieces a crear tu rutina en el nuevo país y puedas quizás contar con un trabajo que te permita mantenerte durante tu estancia.

En esta infografía te mostramos de forma visual
los elementos que suelen conformar esta inversión inicial para estudiar en el extranjero:

coste inicial para estudiar extranjero

5. Planifica tu ahorro

Bien. A estas alturas ya sabes qué dinero necesitas y cuanto tiempo falta hasta la fecha en que te has propuesto tener ahorrado este dinero. Es momento de fraccionar esta cantidad para obtener el ahorro mensual que debes marcarte como objetivo.

Esta es solo una opción para poder ahorrar para estudiar en el extranjero. Existen muchas técnicas que te permiten ahorrar. Nosotros te proponemos la de dividir a partes iguales para guardarte una misma cantidad mes a mes. De todos modos es posible que te funcione mejor otra técnica de ahorro o que partas de un dinero que previamente habías podido gastar.

Métodos para ahorrar para estudiar en el extranjero

Te compartimos un sencillo vídeo que te puede ayudar a establecer una manera de ahorrar. Piensa que el ahorro es un hábito y que lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra. Cada uno de nosotros tenemos nuestras finanzas, así que debes encontrar el sistema que mejor te permite ir guardando esa cantidad que te has propuesto como meta.

Así pues y a modo de resumen, aquí tienes algunas cosas que puedes hacer para ahorrar:

  • Establece una meta económica en un plazo de tiempo determinado
  • Divide la cantidad a ahorrar entre los meses que faltan para la fecha que te has propuesto. Así sabrás qué cantidad ahorrar mes a mes y controlar más tus gastos.
  • Crea una cuenta de ahorro en tu banco que no puedas tocar y que además te de intereses.
  • Separa el dinero correspondiente a tu ahorro de tus ingresos a principios de mes y no al final. Así evitarás llegar a fin de mes y que te hayas gastado el dinero que te habías propuesto guardar.

6. Corrige cambios y desviaciones a lo largo del tiempo

Como hemos comentado, aunque existen muchos métodos de ahorro, deberás establecer cuál es el mejor para ti y tu economía. Lo más normal es que necesites un tiempo de ensayo-error para ver qué sistemas te funcionan mejor.

Al haber dividido en el tiempo la cantidad a ahorrar, te será más sencillo medir mes a mes si estás cumpliendo con tu objetivo. Si no lo estás cumpliendo, ser consciente de ello te permitirá pensar de qué manera puedes corregir esa desviación. Por ejemplo, ahorrando un poco más al mes siguiente o modificando la fecha final que te habías propuesto como meta.

¡Nadie nace aprendido! Hasta que no lo pruebes no sabrás cuál es el método que funciona mejor para ti.

consejos ahorro estudiantes

7. ¡Empieza tu aventura!

Aunque te pueda parecer que ese día tan deseado queda lejos, siempre acaba llegando. Te lo decimos por experiencia ya que en GrowPro Experience llevamos años acompañando a miles de personas en su aventura de vivir una experiencia de estudio y trabajo en el extranjero en Australia, Nueva Zelanda y Canadá.

Como una hormiguita, siempre que tengas clara tu meta, irás reuniendo el dinero hasta que llegue el día tan deseado en que te subas a un avión y empieces esa experiencia internacional que tanto has soñado.

Te animamos a cumplir tus sueños! Si quieres ahorrar para estudiar en el extranjero, es cuestión de valentía, planificación y persistencia.

Toma las riendas de tu futuro y ¡Pon rumbo a tu vida!

Global - eBook - Vivir una experiencia en el extranjero (mock up)

EBOOK GRATUITO

Guía para estudiar y trabajar

en el Extranjero