Muy buenas!! Soy Kike de Barcelona y a continuación te cuento como he llegado hasta Canadá pudiendo estudiar y actualmente trabajar en Whistler.

¡Apago y me voy!

Era la Navidad de 2015 cuando estaba en un momento de mi vida bastante estresante y a la vez perdido en lo que realmente quería hacer con mi vida profesional.

Entre semana trabajaba en el departamento de compras de un e-commerce en Barcelona justo después de acabar mi carrera universitaria, con un gran equipo de personas y una muy buena formación, pero? ¿Era esa la formación que quería?

Los fines de semana me subía a esquiar a La Molina, a entrenar al equipo de competición de la estación. Es decir, trabajaba los? 8 días de la semana? Entre semana vivía enfadado con la vida y los fines de semana me relajaba, pero iba cansado todo el día y no aportaba el esquí que quería.

Ante la situación me planteé el sueño que había tenido siempre: irme a Canadá-Whistler a esquiar y aprender inglés. ¿Qué podía perder? Tenía 23 años y vivía estresado sin saber qué quería? ¡APAGA Y VÁMONOS!

¡Ahí vamos! En enero me planto en la oficina con mis jefes y les informo que mi futuro a corto/medio plazo no está en la empresa y que me voy a Whistler un año a disfrutar, aunque en ese momento sin tener ni idea de cómo hacerlo…

 

Empecemos a tramitar

Tenía planeado irme a finales de agosto para estudiar inglés durante septiembre y octubre en Vancouver. Después moverme a Whistler para trabajar de entrenador de esquí que era lo que quería en ese momento, ¡Disfrutar!

He aquí cuando viene la incertidumbre, desinformación, metidas de pata, etc. Había oído algo de la Visa Working Holiday Canadá, pero cuando entraba en la web del gobierno no entendía nada! Me parecía un laberinto sin salida y mi nivel de inglés era medio tirando a bajo, no pillaba una.

A su vez me puse en contacto con el club de competición de Whistler (WMSC), a ver si querían a un esquiador del mediterráneo, nacido en Barcelona y sin visado? Expectativas, -10.

Ya era febrero de 2016 y lo único que tenía era intención y ganas, ahora me faltaba información y una guía porque estaba muy perdido. Como no tenía nada, insistí con el club enviando otro mail sabiendo que no perdía nada y? ¡Pam! Recibo respuesta, algo así como “En unas semanas empezaremos a decidir nuestros entrenadores para la temporada que viene, ¿tienes visado??”.

Vistas desde la montaña de Whistler a la montaña de Blackcomb donde se ve claramente el área del 7th Heaven.

Conseguir un visado que me permita ir a Canadá

Pues bueno, una de cal y otra de arena. Veo una ligera posibilidad de contratación, pero? ¿Qué debía decir respecto al visado? No tenía ni visado ni pizca de idea de los tipos de visado en Canadá o de cómo obtener el mío. He aquí cuando empieza el estrés por incertidumbre.

Me apalanco con el tema y me entero en marzo-abril por boca a boca que la aplicación de la famosa Working Holiday Visa ya ha expirado y se han otorgado todas las plazas, liada padre. Por suerte recibo un mail del club en mayo diciendo “Kike, tienes un puesto de trabajo para el año que viene si tienes visado”.

Perfecto, esto suena bien, pero necesito visado. Ante la desesperación recurro a mi primo que había ido a Vancouver hacía 7 años si conocía a alguien para que me asesorase. Y me puso en contacto con una amiga suya para que me ayudase.

Había llegado julio y ya tenía vuelo, escuela de inglés y piso medio apalabrado en Vancouver. Eso empezaba a coger color, pero seguía sin tener visado. Por lo menos sabía que me iba con visado de turista a estudiar 2 meses de inglés y ver si rascaba algún visado como fuese al llegar a Canadá que me permitiera trabajar, ya que con el de turista es ilegal. No os recomiendo este nivel de incertidumbre.

Llegada a Vancouver y estudiar inglés en la ciudad

La llegada fue un espectáculo. Mi primo me enseñó el downtown y Stanley Park el primer día y ya me enamoró. ¡Qué gusto de ciudad! Hasta ese momento no conocía una ciudad tan grande integrada en la naturaleza de ese modo. Montaña, mar, playa, deporte, todo un mix brutal.

Fue mi segundo día cuando supe que había llegado a “THE PLACE TO BE”. Hago una excursión de montaña famosa y potente con mi primo al norte de Vancouver “The west Lion” y Mount Harvey. Y cuando llegué a la cima…

Ese era mi sitio; día soleado donde veías al norte, la cordillera de las Coast Mountains con los glaciares en lo alto, al oeste, la entrada del mar entre Vancouver y Vancouver Island con islitas en medio del mar y al sur, el downtown de Vancouver con Stanley Park y todos los barcos entrando y saliendo del puerto ¡momento de lagrimilla heavy!

Este es el momento de lagrimilla arriba del Mount Harvey. La foto está enfocado al oeste y se ve la entrada del mar con las islitas. A la derecha de la foto estarían los glaciares y en dirección esquina inferior izquierda, Vancouver.

Después de ese fin de semana empecé el intensivo de clases durante dos meses que fueron ideales. Buen ambiente con la gente y pocos estudiantes españoles, de hecho, no hice amigos españoles y así evité tentaciones de hablar español, todos sabemos que allá donde vamos nos juntamos. Clases, fiestas y actividades los findes, una manera de estudiar inglés inigualable.

Gozando afterclass con los classmates en Cambie Bar, un clásico de Vancouver con ambientazo internacional.

Obtención del visado y mudanza a trabajar en Whistler

Llega noviembre y aún no tenía visado y tampoco alojamiento en Whistler porque es una locura encontrar ¡Estrés!

La amiga de mi primo que me ayudaba con el visado me dijo que propusiera al club la Young Professional Visa, parecida a la WHV (Working Holiday Visa), pero un poco más complicada, ya que debes tener un empleador que pague 230 CAD, debes haber tenido experiencia previa en el tipo de empleo y solo tienes visado para el tiempo que te emplean. Si los empleadores no te han visto en la vida, es difícil que se la jueguen contratándote y paguen por ello.

Primer día de running en Whistler antes de las nevadas en Alta Lake. Felicidad pura.

Tras insistir al club durante mucho tiempo, aplicaron para mi YPV (Young Professional Visa), básicamente porque no paré de calentar el mail y el móvil, no os lo recomiendo. La situación de no saber si vas a tener que volver a casa al día siguiente no es muy agradable.

Finalmente, obtuve el visado a mediados de noviembre, listo para trabajar hasta final de temporada y… ¡Qué temporada! ¡Esquié 109 días en Whistler y las condiciones fueron increíbles! ¡Casi 15 metros acumulados de nevadas y con un grosor a final de temporada de casi 4 metros!! No me lo podía creer… Estaba en una nube y con un sueño cumplido.

Estas son las estadísticas de mi temporada con la app móvil de WB. 109 días esquiados, 1116 remontadores subidos y 47a posición con más verticalidad esquiada durante la temporada de todo Whistler. Un orgullo de temporada.

A partir de ahí tuve claro que iba a hacer de mi pasión mi profesión. ¡Qué fácil es trabajar así! Una empresa seria, unas condiciones únicas, eventos cada semana y el ambiente increíble de Whistler joven e internacional con locura por el esquí, la bici y la montaña. ¡Ese era mi sitio y no me iba a ir tan fácil!

Foto trabajando con WMSC marcando el trazado para los chicos de competición.

Estuve viviendo en Pemberton durante toda la temporada. Ahí cogía el bus cada día a pistas (30 min). Era lo más indicado para mi primera temporada low-cost en Whistler.

En enero de 2017 en medio de la temporada ya apliqué para la WHV y la obtuve. Volví a Barcelona al acabar la temporada y en octubre de 2017 vuelvo a estar en Whistler con la WHV para todo un año, estoy surfeando en medio de la ola.

Esquiando en Whistler sección Garbo Chair.

Mi relación con GrowPro

Conocí GrowPro por querer ayudar a un amigo a venirse a Canadá y me flipó. Ojalá los hubiese conocido antes. Me hubiese ahorrado muchos dolores de cabeza, dinero, estrés por incertidumbre y no hubiese apurado hasta el último momento con el visado, además de haber podido exprimir mucho mejor mi YPV, solo pude trabajar 5 meses y tiene una duración de hasta un año!

Pemberton, este era el caminito que hacía para coger el bus. La montaña de atrás es el Mt. Currie, muy característico de Pemberton, el pueblo está a unos 200 metros de altitud y el pico de la montaña a 2.591. ¡Muy bestia como sube!

Ahora soy el colaborador de GrowPro en Whistler, intentando reclutar gente con pasión por la montaña, los deportes de invierno, la bici, gente inquieta o simplemente perdidos con los trámites como lo estuve yo. A mí me hubiesen hecho la vida más fácil y por eso confío en el proyecto de GrowPro.

Si tienes dudas, no lo pienses dos veces y escríbeme un mail! 🙂

Kike Guerra

guerracusik@gmail.com

¿Quieres vivir una experiencia en Canadá?
Descarga esta guía gratuita y entérate de todo lo que necesitas saber! ?

Canada - eBook - Estudiar y trabajar en Canada

EBOOK GRATUITO

Guía completa para estudiar, trabajar y disfrutar de

Canadá