Larga vida a la aventura
Vota este post

Dice un estudio de la Universidad de California-Irvine que las personas con espíritu de aventura, arriesgadas y sociales desarrollan especialmente un gen relacionado con la longevidad. Eso quiere decir, en una relación directa, que si eres aventurero vives másEse gen se llama DRD4 7R y es el responsable del aprendizaje y la atención, así que cuanto más abierto estás a las aventuras más aprendes, más captas, más absorbes y, fundamentalmente, más vives una vida de mayor calidad, siempre que tu aventura sea saludable 😉

max_baja_C

A todos nos gusta pensar que, en algún momento de nuestra vida, le hemos echado valor a algo para adentrarnos en lo desconocido. Nos gusta leer historias reales de quienes lo dejan todo para irse a la aventura. Entonces, sigue leyendo y repasa cada uno de los puntos que te damos a continuación:

  1. Si no te conformas con una sola cosa y siempre quieres más
  2. Si viajar es tu fortaleza, y sin ello te aburres
  3. Si siempre quieres aprender más
  4. Si te encantan los desafíos
  5. Si esos desafíos te hacen más fuerte
  6. Si tus retos son como tu religión
  7. Si piensas que, en ocasiones, no te entienden
  8. Si tienes un aguante infinito en situaciones de riesgo
  9. Si te encanta la tranquilidad y el bullicio a la vez, sin un orden concreto
  10. Si te gusta dejarte llevar sin un rumbo fijo

Si cumples gran parte de este decálogo, no lo dudes… eres un aventurero con todas las letras y la aventura es tu forma de vida. Ojo, quizá no haya solución, no lo intentes, lo mejor para acallar esos instintos es, sencillamente, llevar a cabo tus objetivos de la forma más ordenada posible (si es que hay algún orden en esto del riesgo y la aventura). Pero sobre todo, disfruta del viaje y del paisaje, sea cual sea el tipo de camino que emprendas.