Diario de un Bird 1 | Vivir en el extranjero es un gran reto y hay que luchar
4.9 con 31 votos

Después de 6 años de intensa locura, momentos muy bonitos y otros no tanto, he decidido contar nuestros pasos y acercar un poco más GrowPro al resto del mundo. Voy a contar lo positivo y lo negativo de vivir una experiencia emprendiendo en el extranjero. ¿Ir a vivir a otro país es fácil? No. De hecho, como veréis en esta serie de artículos que voy a escribir en el blog y que tendrá como título “Diario de un Bird”, vivir en el extranjero es un gran reto que no todo el mundo se lanza a vivir, pero que a su vez ofrece una gran recompensa al que lo consigue superar. Espero que os guste, y podáis sacar cosas en claro si estáis pensando tomar esta decisión tan importante.

Esto es una historia de amistad, lealtad, miedos, aventuras y de como convertí mi Experiencia en Australia en una montaña rusa de emociones. De como se formó el cóctel necesario para dar el paso y escapar de la monotonía que tanto me aburría. Dar el paso y dejarlo todo me abrió un mundo completamente nuevo de vivencias y sensaciones: buenas, malas, gratificantes, y sobre todo de superación. Un camino que contado puede parecer más fácil de lo que es, pero voy a esforzarme al máximo para que sea lo más fidedigno posible. Voy a contar los momentos felices y los que no lo fueron tanto, como cuando estuve sin salir de mi apartamento de Melbourne una semana pensando que se me venia el mundo encima. Si queréis una historia bonita y de amor por favor cambiar de sección que esta no es la vuestra.

Sigue a Goiko en Instagram
Goiko
Sigue las aventuras de Goiko en en su cuenta de Instagram y cada vez que escriba un nuevo artículo de “Diario de un Bird” serás el primero en enterarte. -> @goikollobet

Hola Me llamo Earl.. ¡Uy! perdón Goiko

Goiko Wework

Visitando nuestra oficina de WeWork en Canadá

 

Mi nombre es Goiko Llobet (33, alma de 25), junto a Pablo Gil, mi mejor amigo y hoy también socio, fundamos en 2013 GrowPro Experience (antes GrowPro Australia). Nuestros padres amigos, él y yo, desde pequeños, enemigos acérrimos (Batman vs Joker). Pero poco a poco la vida nos fue uniendo, los que nos conocen saben que no nos parecemos en nada, somos el yin y el yang, organización vs improvisación. Mi relación con Pablo da para muchos capítulos, si el blog gusta escribiré historias realmente graciosas de cuando llegamos a Australia y ¡os prometo que no defraudarán!

Dicho esto, voy a empezar la historia por donde le gusta a todo el mundo, por el final:

GrowPro Experience, empresa dedicada a facilitar Experiencias internacionales en Australia, Canadá y Nueva Zelanda a personas con mentalidad aventurera. Presente en 7 países, 12 oficinas, y 70 personas en el equipo. ¿Hasta aquí todo bonito verdad? Pues cuando os cuento lo que hemos vivido hasta llegar aquí os daréis cuenta que las cosas no pasan por casualidad. Sin esfuerzo no hay recompensa. Esto no es una opinión, es un diagnostico. Hemos comido ‘mierda’ de todos los tipos colores y formatos y aunque rara vez recordemos esos momentos es cierto que nos hace tener los pies en la tierra y no olvidarnos de lo que nos ha costado llegar hasta aquí. No me gustaría caer en la falsa humildad. Lo que hemos conseguido en cinco años en esta industria es algo bastante mejor que bueno. Ahora que sabéis el final de la historia vamos a continuar por la parte que menos nos gusta: el principio.

Valenciano de nacimiento y orgulloso de ello. Barcelona la ciudad que me acogió y dónde empezó a fraguarse el salto a lo desconocido. Todo empieza con un intercambio universitario para acabar la carrera de Ingeniería Tec. Informática en Barcelona y continua con un trabajo en consultoría de Business Intelligence donde aprendí lo que era trabajar sin descanso, cruzando la misma recepción cada mañana y poniendo la huella dactilar en el aparato diabólico de la puerta para fichar mi hora de entrada y salida.

Experiencia emprender en australia

Saltando; Inicios en Melbourne acaba de llegar Pablo

Todo muy robótico, muy frío. Entrar cabizbajo, librando mi lucha personal contra los lunes con mi arma más efectiva: altas dosis de cafeína. Mismas conversaciones, mismo menú de mediodía, mismo traje y con suerte los viernes con camisa y deportivas discretas, algo que me fastidia casi más que el traje. Lo más importante de todo es que el problema no era la empresa, el problema era yo. Curiosamente, mi jefe en esa misma empresa, Pere Rubies, hoy es socio en GrowPro. No me preguntéis como le hicimos el lío para sumarse al equipo, su error fue escoger Australia para su viaje de novios.

Por lo tanto, me estaba aburriendo y no hay sensación que me fastidie más, y lo más grave es que cuando te das cuenta llevas tres años haciendo lo mismo, y lo peor es que el tiempo, nuestro activo más valioso, pasa a la velocidad de la luz. Segundo perdido segundo que no recuperas así que yo pensaría bien en que lo voy a invertir. Estoy seguro que muchos de los que me estáis leyendo ahora mismo sentís o habéis sentido esta sensación. ¿Un drama verdad?

Los orígenes… un mapa

Goiko-Llobet

Odisea con @Rodrigolopez7 con el coche averiado en medio de Sandy National Park, Noosa.

Mi madre con 8 años me compró un Mapa Mundi tamaño estadio de futbol y lo colgó en mi cuarto. Eso me hizo ver que aparte de ser el mapa muy grande, también lo es el mundo. Con lo años y ese mismo mapa anclado con chinchetas de colores en la pared me di cuenta que mi vida giraba en un micro entorno, pequeño y absolutamente programado y esperado. Mi corazón me gritaba: ‘Quiero conocer, quiero gritar, quiero saltar, quiero correr y sobre todo quiero descubrir. Quiero un reto.’

Algo dentro de mi me decía que tenía que salir de ahí, tenía que dar un giro de 180º, tenía que ir hacia delante sin mirar atrás. Tenía que dar ese salto al vacío, tenía que meter en la ecuación esa pizca de locura e inconsciencia para animarme, sino jamás hubiese dejado un trabajo fijo bien remunerado, una ciudad que me encanta, vender mi coche y lo que me dolió aún más: Mi querida Yamaha Fz6 s2 que me compré con el dinero que saque trabajando lo fines de semana en el Bar Llebeig mientras jugaba a las cartas y compartía cervezas en el bar de la universidad.

Pon tu mundo boca abajo y verás todo con otra perspectiva

Vivir en Australia

El detonante. La chispa. Razones tenemos muchas, detonantes normalmente uno. En mi caso fue una historia de desamor..ohh! Pero cada uno tiene las suyas y todo motivo es válido para tomar una decisión de este tipo. Recuerdo perfectamente el día que me fui a dormir con dudas sobre si ir o no a Australia y me levanté con la decisión tomada. ¡Me voy a Australia! Recuerdo perfectamente todo lo que pasa a continuación. Cogí un tren a Valencia y entre en casa mirando fijamente los ojos a mi madre y le dije, ‘Me voy a Australia’. Su respuesta fue: ‘Habla con tu padre’ y aquí viene la mejor parte, y con esta historia me despido:

Entro en el cuarto, el Pater Familias estaba recién duchado y con la toalla a modo manta tumbado en la cama leyendo el periódico y la conversación fue breve y como sigue:

PF: – ¡Hombre Nano, ¿Has venido a Valencia? Que te trae por aquí?
GLL:Pues sí Papa. Estoy pensando en dejar el trabajo e irme a Australia a buscarme la vida y quería comentarlo con vosotros.
PF: ¿Si? Me parece de puta madre. ¿Algo más? (Mientras decía esto un ojo se le iba a la sección del periódico que despertaba su interés).

Siento las palabras mal sonantes pero es que fue así 100% real. Os he dicho que no voy a mentir y os prometo que esta conversación la voy a tener guardada hasta el fin de los días, y no es que mi padre no me quiera, ¡nada más lejos!

Espero que os haya gustado la primera entrega, y que si queréis más por favor comentar, compartir y preguntar todas aquellas cosas de las que os gustaría que hablara en futuras entregas.

Abrazo!!

Goiko Llobet – ‘Declaro oficialmente la guerra al aburrimiento.’

AUSTRALIA  

Estudia inglés en Sídney

desde

3980 $AUD