Vota este post

Muchas veces, ya sea por la cultura o la tradición, planificamos demasiado el futuro. Sin embargo, cuando te cansas de esto y te entran esas ganas de más, de querer distanciarte de todo lo conocido y empezar de cero, ves ese futuro muy diferente.

¿Te suena familiar? Ya le pasamos la batuta a Edu, quien forma parte de nuestro equipazo de trabajo, para que te cuente cómo, en lugar de esperar lo que le depararía el futuro, se lanzó a vivir la aventura de su vida.

Me llaman Edu

quién es Edu

Primero, te contaré un poco sobre quién soy. Me llamo Edu, amante del deporte, el cine y de pasar el tiempo rodeado de mis amigos y familia. 

Siempre había basado mi vida en prepararme para lo que me depararía el futuro, por eso decidí estudiar una carrera universitaria. Mientras lo hacía, pude disfrutar de una experiencia en el extranjero que cambió mi vida. En aquel momento, supe que fuera de mi zona de confort era donde realmente estaba lo divertido de este juego.

La decisión

Edu en Australia

¿Nunca habéis tenido esa sensación de que queréis dejarlo todo e iros lo más lejos posible? Pues, eso me sucedió a mí y luego tomé una de las mejores decisiones de mi vida. 

De un día para otro, decidí irme a 17000km de mi casa para poder vivir una de mis mejores experiencias hasta el momento. Dejar atrás tus amigos de toda la vida, familia y compañeros de trabajo nunca es fácil, pero también es una buena forma de cambiar tus pensamientos, conseguir ser autosuficiente y aprender a valorar todo lo que uno tiene

Ya en Australia

Edu y Australia

Cuando aterricé en Australia eran las 6 de la mañana. Llevaba más de un día entero viajando. Aun así, lo único que quería era llegar al hostal para dejar de cargar mis maletas y ponerme a ver qué era lo que me esperaban los próximos meses. 

Desde el primer momento en que pisé Australia no paré de sorprenderme. Sus hábitos eran muy distintos a los que yo acostumbraba a tener; eso sí, me amoldé rápido a ello. Levantarme a las 6 de la mañana para ir a surfear sin tener la más mínima idea, no me importaba. Solo quería sentir lo que la gente local dedicaba su día a día y la verdad que, al final, me acabó enganchando. Ver a toda aquella gente en la playa a esas horas de la mañana, las playas llenas de surfistas, deportistas por todos lados, familias paseando alrededor de la playa… ¡¡¡Menuda pasada!!!

A medida que se iba acercando cada atardecer, llegaba la hora de estirarse alrededor de la playa para disfrutar uno de los mejores momentos del día, y qué mejor que rodeado de gente impresionante que vas conociendo durante tu camino por las antípodas. Al pasar el tiempo vas dándote cuenta de que cada vez te vas sintiendo más cómodo y quieres ver más y más.

Conducir por el otro lado de la carretera por rutas interminables con paisajes brutales, dormir al lado de la playa para levantarte con la luz del amanecer… una y otra vez, no quieres que ese viaje acabe nunca. Recorrer toda la costa este, cruzarte canguros durante el camino, encontrar koalas en los árboles que están al lado de tu plaza de camping… sin duda, ¡algo increíble e inolvidable! 

Trabajar en Australia

Edu, Australia

Llegaba el momento de buscar trabajo. Sabía que no iba a ser fácil y que iba a tener que recorrerme la ciudad entera preguntando por todos lados. No me importaba qué hacer; sabía que cualquier cosa me iba a servir para ganar experiencia y para que mi aventura fuera aún más completa.

Me tocó lidiar con el acento australiano. Recuerdo más de una situación incómoda; por ejemplo, tener que reírme por algo para no quedar mal, a pesar de no haber entendido lo que realmente habían dicho; servir bebidas que no tocaban; llevar platos a mesas que no habían pedido… Siempre hay momentos duros, pero siempre acaban superándose. 

Con GrowPro en Barcelona

Edu

Conocí a GrowPro a través de un amigo al que le ayudaron a hacer todos los trámites para poder vivir su experiencia única en Australia. ¡Así lo hicieron conmigo también! Ahora soy Experience Manager en las oficinas de Barcelona ¡junto a unos compañeros increíbles! Gracias a la oportunidad que me han brindado puedo ayudar a la gente a cumplir ese sueño que yo tuve y que tantos persiguen desde hace tiempo.

De Australia me llevo una experiencia brutal para toda la vida, donde conocí personas inigualables de diferentes lugares del mundo, paisajes y sitios especiales. En definitiva, ¡la mejor experiencia de mi vida!