Qué tontos somos cuando creemos que nuestra vida no volverá a ser la misma sin esa persona. Qué tontos somos cuando creemos que no podemos luchar por lo que queremos porque tenemos que planearnos un futuro a larga distancia. Qué tontos somos cuando deseamos algo tanto tanto que nos quedamos sentados en el sofá esperando a que suceda por arte de magia.
Levantarse y pensar que si quieres, puedes. Eso me llevó a cumplir el sueño de mi vida y atreverme a hacerlo sola fue la mayor de las motivaciones.
Cambio de ruta: Siéntete libre de arriesgarte.
Cambio de ruta