Vivir y trabajar en Nueva Zelanda: Nuestra historia

Hola, soy Diego

Me llamo Diego y tengo 30 años. Soy Palentino de nacimiento pero Vitoriano de sentimiento puesto que la mayor parte de mi vida consciente la he pasado en la capital alavesa.

Soy Ingeniero Técnico en Informática de Gestión y trabajo como Software Developer.

Escribo estas líneas desde la ciudad de Tauranga en Nueva Zelanda, donde vivo desde hace unos meses y donde creo haber encontrado mi hogar después de buscarlo en otras ciudades neozelandesas como Auckland o Invercargill.

Voy a remontarme al pasado y explicar cómo acabé en este bonito país.

¿Cómo he llegado a vivir en Nueva Zelanda?

En el año 2008 emigré a Irlanda principalmente para mejorar mi inglés y porque siempre había querido vivir en el extranjero.

Allí conocí a mi pareja, Kairika, que es de Estonia.

Tras unos años en los que mi inglés mejoraba a la misma velocidad a la que mi palidez aumentaba (no puedo decir que eche de menos el clima irlandés), a Kairika se le ocurrió que podríamos intentar mudarnos a Australia.

Eso a mí inmediatamente me sonó a sol asegurado y me pareció una buena idea, pero pronto caí en la cuenta de que no era lo mismo emigrar dentro de la Unión Europea que fuera.

Salir de Europa y vivir en Australia o Nueva Zelanda requería planear las cosas bien y para ello era necesario contar con toda la información posible antes de dar el paso.

Me encontraba en esa fase de investigación sobre visados y mercado laboral cuando leí en un periódico que España acababa de firmar un acuerdo con Nueva Zelanda por el cual los menores de 31 años que cumpliesen unos requisitos muy básicos podrían trabajar y viajar en el país durante un año. Se llamaba “Working Holiday Visa“. Sin duda hoy en día los españoles en Nueva Zelanda que llegamos a descubrir en su momento esta norma estamos más que agradecidos.

vivir en nueva zelanda

Ni Kairika ni yo sabíamos demasiado sobre Nueva Zelanda aparte de que tenían a los All Blacks y de que El Señor de los Anillos se había rodado allí. Pero como los ciudadanos de Estonia también tenían esa posibilidad de visado decidimos probar suerte y solicitarlo.

Ambos lo conseguimos y en Enero de 2011 aterrizábamos en la ciudad de Christchurch en la isla sur de Nueva Zelanda para iniciar una aventura que, creíamos, duraría un año.

Vivir y trabajar en Nueva Zelanda

Nos hicimos con una furgoneta barata de segunda mano, un colchón en la parte trasera del vehículo donde dormir y material y herramientas de acampada que nos permitirían viajar relativamente barato y buscar trabajos temporales en el campo.

Fueron unos meses muy felices donde trabajamos en viñedos y en la recogida y empaquetado de kiwis (la fruta, no los ciudadanos neozelandeses a los que se les conoce por el mismo nombre).

Incluso estuvimos acampando y viajando con los checos David y Klara, unos de nuestros mejores amigos a los que conocimos en Irlanda.

El tiempo pasaba y mientras nosotros seguíamos disfrutando de las maravillas de este país y de la vida silvestre, algo iba creciendo en nuestro interior.

Ese algo era el sentimiento de que este país y el modo de vida que ofrecía era demasiado tentador como para poner fin a la aventura tras solamente un año.

Así que decidimos intentar buscar un trabajo cualificado, asentarnos y vivir en Auckland.

Gracias a mi inglés y a tener experiencia en una de las profesiones más demandadas en el país no tardé en encontrar un puesto de programador Java.

Con una oferta laboral cualificada bajo el brazo, estudios convalidados y un nivel bueno de inglés (un 7.0 de nota en el IELTS) no fue difícil conseguir primero un visado de trabajo para ambos al principio, y después la Residencia Permanente.

Kairika se especializo como barista de café, y desde entonces no ha parado de trabajar en diferentes cafeterías preparando deliciosos cafés, algo muy cotizado también en este país.

como es vivir en nueva zelanda

Tras cambiar un par de veces de trabajo y de ciudad buscando un lugar que se adapte mejor a nuestro estilo de vida, finalmente hemos llegado a Tauranga donde ambos estamos encantados.

Vivimos junto a la playa, mi trabajo es el mejor pagado de los que he tenido hasta la fecha y donde más estoy aprendiendo, y Kairika está muy contenta en su cafetería.

Ambos nos sentimos valorados en nuestra vida profesional y en nuestra vida personal hemos encontrado un grupo de amigos expatriados con los que disfrutamos del estilo de vida kiwi y de nuestra bonita ciudad.

Aunque a veces echamos de menos a la familia y amigos en España y Estonia, cada vez nos sentimos más en casa en Nueva Zelanda y las oportunidades que ofrece este país hacen que veamos nuestro futuro por estos lares.

nueva zelanda vivir y trabajar

Esta es básicamente nuestra historia de cómo descubrimos y nos enamoramos de este rincón del mundo hace ya casi 4 años.

¿Recomendaciones?

Solamente puedo recomendar a todos que investiguen las posibilidades de venir a vivir y trabajar en Nueva Zelanda, encuentren la que mejor se adapte a ellos y se animen a hacerlo porque merece mucho la pena dar el salto.

Conozco personalmente al equipo de GrowPro Experience, y creo que son una magnifica opción para todos aquellos que se lo planteen.

Es una grandísima ayuda contar con la experiencia de aquellos que conocen de primera mano la realidad del emigrante.

Una realidad, por cierto, muy satisfactoria en nuestro caso.

Pon rumbo a tu vida :)

Suscríbete al Blog de GrowPro

Llevamos años ayudando gratuitamente a que miles de personas vivan su experiencia, aprendan inglés y trabajen en países como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Si quieres saber cómo lo han conseguido y qué se mueve en estos destinos, únete a nuestra lista de más de 15.000 suscriptores.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Related Posts
mautic is open source marketing automationQué hacer en Australia: GrowPro AustraliaVivir en Australia