Viajar a Nueva Zelanda: Historia de vértigo y sonrisas.

Pegar el salto ya sea desde Sudamérica o Europa, a Oceanía puede llegar a ser un gran desafío incluso para los viajeros más atrevidos. Muchas horas de viaje, mayor incertidumbre, diferencias culturales y diversas ideas que se nos pueden cruzar por la cabeza, quedan casi completamente reducidas cuando llegás y tenés la suerte (esas bellas causalidades de la vida) de encontrarte con ese tipo de seres que con una sola sonrisa calman cualquier tempestad.

Esta fue mi sensación al viajar a Nueva Zelanda. Cuando llegué a Auckland, cada vez mayor cuando me fui encontrando por el camino tanta gente dispuesta a echar una mano sin más. Entre las primeras personas al menos de mi historia, está Noa de GrowPro. A dos días de haber llegado nos encontramos para conocernos finalmente en persona y con esa buena onda que la caracteriza (a ella y la mayoría de mis amig@s de tierras gallegas) me facilitó no solo los primeros e indispensables trámites, sino que hizo lo posible por abrirme puertas y hacer que el aterrizaje fuera más agradable.

A veces nos perdemos en los miedos y no permitimos que la vida nos sorprenda, a veces basta tan solo con una sonrisa

 

Gracias a todos los que se cruzaron en mi llegada y en éste nuevo camino, SALUD!

Irene :)

Suscríbete al Blog de GrowPro

Llevamos años ayudando gratuitamente a que miles de personas vivan su experiencia, aprendan inglés y trabajen en países como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Si quieres saber cómo lo han conseguido y qué se mueve en estos destinos, únete a nuestra lista de más de 15.000 suscriptores.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Related Posts
mautic is open source marketing automationGrowPro Careers: Pablo GilVivir en Nueva Zelanda