¿Estudiar un curso de inglés en tu país o en el extranjero?

Lo has oído decir muchas veces, incluso conoces a gente que te habla de su experiencia en primera persona: “Estudiar un curso intensivo de inglés en un país de habla nativa hará que mejores mucho tu nivel”. A tenor de lo que asegura todo el mundo, parece una realidad indiscutible. Si, a pesar de todo, no estás del todo seguro y sigues confiando en estudiar la lengua de Shakespeare desde tu país, deberías tener en cuenta las ventajas que te vamos a exponer a continuación. Y, después, decide tú mismo.

 

New Call-to-action

 

Muchos cursos de inglés en el extranjero

Hay una enorme oferta de cursos de inglés en el extranjero. Puedes elegir el que más se adapte a lo que estás buscando en función del país donde quieras viajar, tu nivel, de tus objetivos y de si quieres obtener algún título que reconozca tus conocimientos (como el TOEFL, el Cambridge First Certificate English, el Certificate Cambridge in Advanced English o el Proficiency). También ten en cuenta tu disponibilidad para matricularte en un curso de Vacation & Travel, Standard, semi-intensivo o intensivo.

 

Nunca dejarás de aprender

Estudiar inglés en el extranjero en forma de inmersión lingüística supone escuchar, hablar y pensar las 24 horas del día en esta lengua. Cuando termines, cada día, tus clases lectivas, y tomes algo con tus compañeros fuera del aula, comentareis lo más destacado del curso o cualquier anécdota en inglés. Si quedas para ir al cine tendrás que esforzarte un poco para entender a los actores en la gran pantalla porque, efectivamente, también hablarán en inglés. Y si, camino a casa, decides que te acompañe la radio del coche, ¿adivinas en qué idioma será el programa del dial que elijas?. En efecto, en inglés.

Lo que es seguro es que el aprendizaje irá mucho más allá de las cuatro paredes del aula del centro en el que decidas estudiar. Considera que las clases serán solo una pequeña parte de la experiencia de aprendizaje. Desde la convivencia con tus compañeros de piso hasta, por ejemplo, la compra de ropa o de cualquier objeto en una tienda, todo tendrá en común que tendrás que usar la nueva lengua.

 

Aprenderás mejor y más rápido

Quién no se ha encontrado con la sorprendente situación de descubrir que poca gente saluda con fórmulas gramaticales como “How do you do?”. En un país de habla inglesa te bastará muy poco tiempo para habituarte a las expresiones comunes. Y eso es solo el principio. Tu pronunciación, tu ortografía y tu comprensión lectora avanzarán a velocidad punta superado el escollo de los primeros días.

 

Te empaparás de una nueva cultura

¿Cómo explicar a alguien que no la ha vivido en persona la tradición canadiense del weddding wheel, una rueda en la que los invitados a una boda, en fila, pagan un dólar por bailar con uno de los recién casados?. La mejor forma de aprender nuevos hábitos culturales es, precisamente, vivirlos. Aprender inglés en Estados Unidos, Canadá, Australia o Nueva Zelanda es una excelente forma de experimentar la diversidad y de conocer nuevas tradiciones, hábitos y costumbres sociales.   

 

Más cerca de buenas oportunidades laborales

Puede que tu objetivo inicial sea solo estudiar inglés, pero en países tan pujantes en lo económico como Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda o Canadá tendrás mucho más cerca la oportunidad de encontrar el trabajo en el que siempre has pensado. En todos ellos hay grandes ciudades repletas de oportunidades y deseosas de captar talento.

 

New Call-to-action

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Laura GrowPro
Laura GrowPro
Inquieta, viajera, siempre con hambre por vivir nuevas experiencias y ver mundo. ¡Solo nos arrepentimos de las decisiones que no tomamos así que viaja mientras puedas!
Related Posts
colombianos en australia