Aprender inglés escuchando, la mejor lección posible

Aprender inglés escuchando es una buena forma de mejorar nuestros conocimientos sobre esta lengua, pero sobre todo de entrenar nuestra capacidad para entenderla y hablarla. La inmersión lingüística en otra lengua se basa en el aprovechamiento de la convivencia que se genera a lo largo de una estancia en otro país, de forma que los conocimientos que se adquieren no se limitan a los que se imparten en el aula, sino que llegan desde muchas otras fuentes.

 

New Call-to-action

 

Convivir con profesores nativos y relacionarse en el día a con personas que tienen el inglés por lengua materna es una de las mejores decisiones que se pueden tomar si de verdad se desea aprender y dominar el inglés. Por otra parte, desenvolverse con naturalidad en uno de los idiomas más hablados del mundo y la lengua internacional de la educación, los negocios y la política, aporta un importante valor añadido a nuestro curriculum. Pero, ¿cuáles son los verdaderos beneficios de aprender inglés escuchando?

 

Progresos en comunicación oral

De poco sirve tener amplios conocimientos de gramática, sintaxis y vocabulario de la lengua inglesa, si nuestra pronunciación es incorrecta y nos somos capaces de hacernos entender. Aprender inglés escuchando permite, precisamente, incrementar nuestra habilidad para la comunicación oral. En los cursos basados en esta técnica se compagina la escucha o ‘listening’ con la expresión o ‘speaking’. Tan importantes son la una como la otra, ya que ambas forman parte del desarrollo fonológico y fonético.

 

Familiaridad con ciertas expresiones

En cada país de habla inglesa se emplean expresiones que se adoptado como propias y que tienen, incluso, difícil traducción al castellano. La mayoría no aparecen en los libros de texto y es difícil que un profesor no nativo esté habituado a ellas, sobre todo cuando se trata de jerga. Es el caso del ‘Bloody oath!’ australiano, que significa ‘Sin duda’ o ‘Está claro’. En Australia, cuando a una situación es confusa o disparatada, se la define como ‘kerfuffle’.

 

Es la mejor forma de ganar confianza

Para los más tímidos, hablar otro idioma que no sea el suyo puede resultar casi paralizante, un bloqueo que se retroalimenta si se renuncia a ello. La mejor manera de romper con la timidez o el temor a hablar mal inglés, es escucharlo mucho y lanzarse a expresarse en él. Al contrario de lo que se suele pensar, las personas de habla inglesa aprecian el esfuerzo que la otra persona realiza por expresarse en su lengua.

 

Facilita la autonomía y mejora la autoestima

Dar el salto de estudiar inglés en los libros a entenderlo gracias a la escucha, y conseguir la capacidad de hablarlo, supone un antes y un después para todo el que aspire a aprender inglés. En poco tiempo se adquiere una autonomía que permite comunicarse con cualquier persona, no solo los profesores y los alumnos. Además, la autoestima se ve beneficiada cuando se comprueba que los demás entienden nuestras palabras y que hemos sido capaces de adquirir un cierto nivel de conocimiento de la lengua, lo que nos da una buena base para seguir conociéndola aún más.

 

New Call-to-action

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Laura GrowPro
Laura GrowPro
Inquieta, viajera, siempre con hambre por vivir nuevas experiencias y ver mundo. ¡Solo nos arrepentimos de las decisiones que no tomamos así que viaja mientras puedas!
Related Posts
estudios en el exterioralberta canada trabajo