Viviendo en Australia: El lado bueno de las cosas

Siempre me han encantado los Bonsáis. Creo que son unos de los seres vivos más especiales y preciosos que existen. Hoy, sin embargo, ha cambiado mi visión hacia ellos.

Estaba planeando el regalo de mi mejor amiga (estando a más 17.000 km de distancia no es tarea fácil), y se me ha ocurrido la idea de enviarle a casa un Bonsái.

El objetivo era simbolizar “la importancia de cuidar las pequeñas cosas” (los Bonsáis, como la amistad, necesitan mucha atención y cuidados especiales. Si no, duran muy poquito). Y buscando más información sobre ellos, he descubierto que esos seres tan pequeños, en realidad serían tan enormes como cualquier otro árbol si estuvieran en la naturaleza. O sea, que cualquier árbol puede ser un Bonsái si se planta en una maceta al nacer. Y viceversa. Cualquier Bonsái habría sido un árbol gigante si no hubiera sido limitado desde su origen.

Viviendo en Australia GrowProLo cierto es que me ha entristecido descubrir esto (viviendo en Australia aprendes inevitablemente a respetar la naturaleza en su pura esencia). Sin embargo, y como de costumbre, he aplicado mi lema “el lado bueno de las cosas” a la situación, y he transformado una noticia desagradable en una lección valiosa:

Tenemos el control sobre cualquier situación en nuestra vida. Podemos aceptar ser un Bonsái y vivir atrapadxs toda nuestra vida, luciendo una aparente normalidad, o podemos elegir sacar fuerza de nuestras raíces, romper la maceta que nos atrapa y crecer hasta alcanzar el tamaño del árbol más alto. O lo que es lo mismo:

Puedes vivir a gusto en casa, trabajar en algo que simplemente rellene el tiempo y te mantenga, puedes compartir tus días con alguien con quien estés cómodx y nunca conocer el amor verdadero, vivir siempre entre las mismas paredes y no ir nunca más allá del diámetro de tu maceta; o por el contrario, puedes romper esa maceta y salir a conocer mundo. Irte lejos, tan lejos como Australia. Trabajar para mantenerte, pero a la vez para sentir la satisfacción de ser independiente y autosuficiente. Enamorarte locamente (de una persona, del Océano, ¡o hasta de los árboles!). Aprender de otras personas y de ti mismx. Hacer crecer tu espíritu tanto, que muchos días te acuestes habiendo pasado el límite de la plenitud.

Puedes no atreverte y nunca saber qué se siente.

O puedes atreverte y ganar.

Porque en esta aventura, siempre y sin excepción, se gana.

Siento que la experiencia de vivir en Australia (Londres no sirve, está demasiado cerca) la debería vivir todo el mundo. Nadie nunca va a desarrollar al 100% su propio YO si no viaja, si no descubre, si no interactúa, si no sufre, si no echa de menos, si no aprende a valorar lo increíble que es la vida.

Supongo que para mi lo es, porque desde hace casi 8 meses me acuesto por las noches con nada más que reflexiones positivas y sensaciones brutales. Estar lejos de nuestro hogar hace que todo sea aún más extremo y único, por eso creo que Australia es EL destino.

Me siento muy afortunada por estar viviendo lo que sin duda es la mejor experiencia de mi vida, y si pudiera os cedería mi sitio a todxs (sólo durante unas horas). Pero como eso no puedo hacerlo, os animo a romper vuestra maceta y venir a descubriros a Australia, o quizás a otro lugar, pero en algún destino donde de verdad podáis llegar a ser El Árbol Más Grande.

Viviendo en Australia GrowPro

Suscríbete al Blog de GrowPro

Llevamos años ayudando gratuitamente a que miles de personas vivan su experiencia, aprendan inglés y trabajen en países como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Si quieres saber cómo lo han conseguido y qué se mueve en estos destinos, únete a nuestra lista de más de 15.000 suscriptores.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Related Posts
Comments
  • Melba Lever

    It’s difficult to find educated people on this topic, but you seem like you know what you’re talking about! Thanks

mautic is open source marketing automationHome CampVidaLingua and GrowPro