Viaje en moto por Australia: de Queensland a Sydney

¡Últimos días! Ya estaba cerca de New South Wales, estado al que pertenece Sydney. Pero antes de llegar debía cruzar el Parque Natural de Currawinya. No tenía por qué haber ninguna complicación, pero un despiste lo complicó todo. Cada día tras montar la tienda hacía un chequeo básico de la moto, aceite, presiones, cadena… Comprobé que la cadena estaba un poco destensada. Al ser ya de noche decidí tensarla por la mañana, grave error. Por la mañana no me acordé y pasó lo que tenía que pasar, una cadena destensada y sin guía cadenas (se había roto hacía unos cuantos días) se salió y se partió.

Viaje en moto por Australia

Arreglando la cadena

Por suerte iba bien preparado y tenía el repuesto y la herramienta apropiada, así que me puse manos a la obra. Después de un rato de pelearme con la cadena estaba por fin arreglada. En ese momento pasó un coche a mi lado y, como ya he comentado en otras entradas, todos paran a preguntar si está todo bien. Al ver el panorama, el grupo de amigos que iba en el coche tuvo una gran idea, invitarme a una cerveza bien fría.

viajar en moto por Australia

Disfrutando unas cervezas frías, lujos de viajar en coche.

Fue un placer. Disfrutamos de las cervezas mientras uno de ellos contaba el viaje que había hecho hacía unos años por España.

Proseguimos cada uno por su camino. A mí me tocaba cruzar al Estado de New South Wells, no sin antes repostar. La gasolinera me sirvió como advertencia de que la aventura aun no había terminado.

viajar en moto por Australia

Gasolinera en la frontera entre Queensland y New South Wels.

Como precaución por la rotura de la cadena decidí rodar lo menos posible por carreteras sin asfaltar, hasta que no consiguiera reponer el repuesto utilizado para arreglar la cadena. El resultado tampoco estuvo tan mal.

viajar en moto por Australia

Primeros kilómetros por las carreteras de New South Wells

Poco a poco me iba acercando a la civilización y eso se notaba, más y mejores infraestructuras, más tráfico… pero esto me permitió comprar los repuestos que necesitaba y poder volver a meterme en los líos que a mí me gustan. Aunque ya estaba a las puertas de Sydney, los últimos días fueron muy bonitos. Pasé mi penúltima noche en el camping de las cataratas Apsley, que en otras épocas del año son mucho mas espectaculares.

viajar en moto por Australia

Cataratas Apsley

Después de un viaje de aventura como el que había realizado, lo último que quería hacer era llegar por la autopista, así que decidí entrar cruzando el mayor número de parques nacionales, donde hay mas carreteras sin asfaltar.

viajar en moto por Australia

Parque Nacional Willi Willi

Pasé mi última noche sin poder parar de pensar en Sydney. Me desperté con la emoción y angustia del que iba ser mi último día de viaje, no había tiempo que perder, me levanté con los primeros rayos de sol y recogí todo lo mas rápido posible. Me encontré con paisajes y caminos muy del estilo del norte de España, estrechos y divertidos. Aunque por desgracia no duraron mucho y se convirtieron en carreteras estrechas sin asfaltar.

viajar en moto por Australia

Camino a escasos 100 kilómetros de Sydney

Leyendo otras historias de viajes en moto nunca faltan los ferrys. No lo teniía planeado, en el mapa parecía un puente, pero como todo gran viaje en moto me tocó coger uno.

viaje en moto por Australia

Cruzando el ferry del río Hawkesbury

Entre en el Parque Nacional de Yengo, donde me dio la bienvenida este impresionante buey.

viaje en moto por Australia

Por suerte se trata de un buey

Una vez crucé este último parque se podría decir que el viaje había terminado. Estaba ya a las afueras de Sydney, así que me dirigí a Mcmahons Point a tomar la tan deseada foto con el puente Harbour y la Opera House.

viajar en moto por Australia

El puente Harbour con la Opera House al fondo

Creo que nunca en mi vida he tenido una sensación tan agridulce. Por un lado había conseguido realizar un viaje que entrañaba un gran reto y por otro terminaba mi aventura, ya no mas paisajes increíbles ni conocer gente realizando las misma aventura que la tuya. Resumiendo: vuelta a la realidad. Para terminar me gustaría agradecer a todas las personas que han puesto su granito de arena para que todo esto haya sido posible. Porque aunque haya conducido yo sólo, no hubiera sido posible sin los consejos de Paul, un miembro del BMW Touring Club of New South Wales; ni os lo podría haber contado sin el esfuerzo del equipo de Growpro. Así que muchísimas gracias a todos por seguir esta historia, espero que hayáis disfrutado y os sirva de ejemplo de que con empeño y esfuerzo se pueden superar todas las barreras que nos separan de nuestros sueños. Porque la gran mayoría de ellas nos las ponemos nosotros mismos. En un principio ni contemplaba la posibilidad de realzar el viaje yo sólo, pero una vez había superado tantas barreras no podía echarme atrás, y menos mal. Ya en casa, tras todos los miedos y riesgos esquivados, uno duerme mucho mejor. Muchas gracias y recordad: ¡pon rumbo a tu vida!

Suscríbete al Blog de GrowPro

Llevamos años ayudando gratuitamente a que miles de personas vivan su experiencia, aprendan inglés y trabajen en países como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Si quieres saber cómo lo han conseguido y qué se mueve en estos destinos, únete a nuestra lista de más de 15.000 suscriptores.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Related Posts
mautic is open source marketing automationviajar en moto por AustraliaTamarama Beach, Sydney