Sponsorship visa: diferencias entre España y Australia

Hola, me llamo Sonia y soy de Nerja, Málaga. Si hace un par de años me hubieran dicho que hoy iba a estar en Australia luchando por una Sponsorship visa, por nada del mundo me lo hubiera creído. Fueron muchas las razones que me llevaron a cambiar el Big Ben por los koalas, pero para ahorraros el dolor de cabeza las voy a resumir en dos: aprovechar el momento y perseguir mis sueños.

Sponsorship visa: Melbourne viewA Londres me llevaron mis ganas de luchar por un futuro más justo. Después de un año, me di cuenta de que quizás era un poco pronto para pensar en el futuro y puede que fuera mejor idea intentar disfrutar el presente un poco más. Sin embargo, muchos hubo que me tomaron por loca. Loca por dejar un trabajo fijo para empezar de nuevo en otro país, con todo lo que eso conlleva.

A las dos semanas de aterrizar en Melbourne fui a mi primera entrevista de trabajo. Me ofrecían unas prácticas no remuneradas en una empresa de traducción, durante dos meses. Con la promesa de que si les gustaba me ofrecerían un trabajo de media jornada, acepté sin pensármelo. Fueron dos meses duros en los que mis únicos ingresos fueron las clases particulares de español que impartía los fines de semana. Trabajaba 35 horas semanales, sin recibir ni un dólar, y a la vez estudiaba un Diploma of Business y daba clases de español. Después de dos meses, me ofrecieron un contrato de 15 horas semanales con la promesa de hacerme el famoso “Sponsorship visa” si seguían satisfechos con mi trabajo.

Siguió pasando el tiempo, y finalmente llegó el momento de empezar a organizar el siguiente visado, pues en principio solo tenía permiso para siete meses. Entonces comenzó el reto “Sponsorship visa”. Hace unas semanas que lo solicité y aún no sé si me lo van a conceder, pero me siento muy afortunada por haber tenido la oportunidad de solicitarla. Pienso constantemente en la suerte que he tenido, pero si quieres mi consejo, te diría que la suerte también hay que ganársela. Tienes que estar dispuesto a trabajar duro sin recibir nada a cambio y, lo que es aún mejor, sin esperar nada a cambio.

Sponsorship visaSi estás pensando venir a Australia, permíteme que te dé otro consejo: controla tus expectativas. Australia es el país de las oportunidades, y quien la sigue la consigue, pero hay algo fundamental que va a suponer la diferencia entre tener una experiencia profesional y vivir una experiencia puramente personal: el nivel de inglés.

Muchos de los españoles que llegan a este país vienen con el objetivo de conseguir también una Sponsorship visa, y con mi experiencia y la de otros muchos, demostramos que es posible. Sin embargo, la vida tan lejos de casa y de la familia puede ser una montaña rusa, especialmente los primeros meses. Un día te levantas con la seguridad de que ese mismo día te compras el billete de vuelta y al día siguiente te quieres comer el mundo.

Sponsorship visa Por otro lado, entrar en el mundo laboral australiano tiene muchas ventajas, pero también tiene sus inconvenientes. Para mí, el gran inconveniente son las vacaciones, la aventura, viajar. ¿Para qué si no hemos venido a la otra punta del planeta? Pues con un contrato laboral normal y corriente te van a ofrecer 20 días de vacaciones anuales, que te hacen tener que elegir entre visitar a tu familia en España y conocer mundo.

¿Las ventajas? Aquí me siento valorada. Nunca me imaginé que a los 24 años iba a tener un puesto de responsabilidad en una empresa, que iba a estar al frente de un departamento, participando en reuniones y tomando decisiones. En España me parece impensable, y simplemente por este crecimiento profesional, merece la pena todo el camino recorrido. Sin embargo, todo tiene un precio. Para alcanzar una vida profesional plena, he tenido que sacrificar otras cosas.

Como último consejo, os diría que reflexionarais sobre los motivos que os han llevado a elegir este camino y no otros muchos fáciles. Si es por motivos profesionales, prepárate para trabajar duro, para demostrar lo que vales, cada día y sin descanso, y para luchar por un contrato y un visado. Estos últimos, si tenéis paciencia y ganas, llegarán. Estoy segura, porque aquí, si trabajas duro, todo llega. Y esa es la gran diferencia entre España y Australia.

Si, por el contrario, los motivos que te traen a Las Antípodas son la ventura, viajar y aprender inglés, te diría que no te pongas tantas trabas. Trabaja para permitirte viajar, surfear, conocer gente y echarte fotos con canguros.

Sponsorship visa: kangaroosEn cualquier caso, disfruta del momento, porque sean cuales sean los motivos que te traigan a Australia, esta va a ser la experiencia de tu vida. Participa del estilo de vida australiano y vive cada día como si fuera el último.

Dar el salto a Las Antípodas ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida, pero también la más difícil y arriesgada. Lo de arriesgada lo digo por los tiburones, los cocodrilos, las tarántulas y las serpientes. Pero, como dice el dicho, quien no arriesga no gana.

Sponsorship visa Australia

Suscríbete al Blog de GrowPro

Llevamos años ayudando gratuitamente a que miles de personas vivan su experiencia, aprendan inglés y trabajen en países como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Si quieres saber cómo lo han conseguido y qué se mueve en estos destinos, únete a nuestra lista de más de 15.000 suscriptores.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Related Posts
mautic is open source marketing automationWork and Holiday VisaUber en Australia: Jorge Abian