La historia de Olaya: Cambio de ruta, siéntete libre de arriesgarte

¡Hola! Me llamo Olaya Caraballo y quiero dedicar especialmente este post a todos aquellos que están pensando en arriesgar lo que sienten por lo que tienen, anteponiendo lo que tienen por lo que sienten.

¿Cómo cambiar de ruta?

Así lo hice yo, tras pasar una etapa difícil de mi vida decidí contemplar todos mis deseos y llevar a cabo lo que llevaba nueve años queriendo hacer: coger un avión e irme a vivir al extranjero, irme a vivir y trabajar en Australia.

ir a vivir a Australia

Cambiando de ruta ¿por qué Australia?

La respuesta es sencilla: “Olaya, la distancia hace al olvido, así que vete lo más lejos que puedas”.

Tanteé varias opciones pero la más factible era irme a trabajar en Australia donde las posibilidades eran más amplias, el tiempo ayudaba (sería verano y escaparía del invierno de Barcelona) y el cambio cultural no sería tan brusco.

También influía el hecho de que el idioma era el inglés y decidí Sydney porque tenía la parte cosmopolita de Barcelona y los rascacielos de Nueva York, combinación perfecta para sentirme como en casa.

irse a vivir a australia

No puedo negar,que a día de hoy, dos meses después de llegar a Australia, las cosas me han salido redondas.

Cierto es que las dos primeras semanas son fundamentales para que tu estado de ánimo decaiga o, por el contrario, suba como la espuma.

Tuve la suerte de ser acogida por los conocidos de un amigo de una amiga… ya sabéis, con morro y sin vergüenza.

Australianos que hicieron de mi primera semana en Sidney una experiencia de lujo, arropándome, enseñándome e invitándome a los festivales de música más importantes del verano australiano.

Me sentí como una reina pero tenía que mover el culo, en apenas una semana y media empezaba las clases, lo cual me hacía ir a contrarreloj, buscar habitación y trabajo en Sidney para poder equilibrar mis gastos y empezar mi aventura de una manera estable.

irme a Australia image_5

future festival

Así que cuatro días después de mi aterrizaje encontré trabajo y alojamiento en el mismo lugar y una semana después ya me había mudado a mi nuevo hogar, Rose Bay, muy cerquita de la ciudad y de la playa.

Un sitio digno de admirar donde contemplar el mejor ‘skyline’ de la ciudad mientras te tomas una cerveza y piensas que, a veces, necesitamos perseguir ese sueño, intentarlo y sentirte bien contigo mismo.

trabajar en Rose Bay

vivir en Rose Bay

Rose Bay

También os diré que tenéis que ser realistas con la situación, yo fui lo más negativa posible antes de llegar, no sabía lo que me iba a encontrar y la verdad es que todo me salió perfecto.

Pero no todo es de color de rosa ni todos tienen esa suerte. Cuando llegas a Australia no te puedes quedar parada esperando a que te caiga una estrella en la cabeza, hay que moverse y, sobre todo, perder la vergüenza.

Por el momento sólo he encontrado buena gente aquí, con buenas intenciones.

Mi madre, como todas las madres, siempre dice que no me fie de nadie pero a la vez me estoy dando cuenta de que no puedo ser tan desconfiada y debo dar más pie a la confianza.

En Australia estoy aprendiendo a ver que si la gente es buena me hace ser más buena y creo que si todos actuásemos sin arrogancias, prepotencias y mala educación el mundo iría un poco mejor.

vivir en Australia

vacaciones en Australia

Siempre dije que quería vivir una aventura como esta, necesitaba saber si podía coger un avión sola y plantarme en una ciudad diferente a la mía, partiendo de cero, sin conocer a nadie y a 17.200 km de mi familia, mis amigos y mi querido perro.

Dejándolo todo en Barcelona, trabajo, piso y personas ‘especiales’.

Y así fue, aquí estoy, 60 días después de mi llegada, descubriendo lo que es ponerse retos, metas, nuevos objetivos y lanzarse a ellos. Trabajar y estudiar en Australia.

Descubrir sus maravillas, sola o acompañada. En unos meses recorreré Tailandia y Japón sola, no tengo ni idea de cómo lo haré o si sobreviviré, pero el riesgo de proyectar nuevas aventuras en mí me parece excitante y gratificante.

viajar solo a Australia

Por ello quiero animaros a todos aquellos que estéis dudando si hacerlo o no. Como he dicho al empezar este post, a veces anteponemos lo que tenemos por lo que queremos, porque tienes esa seguridad.

Yo lo tenía todo, pero me di cuenta de que si no realizaba lo que llevaba años rondando por mi cabeza, llegaría un día que no podría avanzar hasta que no lo hiciera y sé que después de todo lo que voy a ir construyendo en Australia podré volver aliviada a casa sabiendo que “ya lo hice”. Esta soy yo…

Cambio de ruta

Vine a Australia para respirar, para conocerme y para ‘olvidarme’ un poco de todo.

No dejo de decirme a mí misma que estoy viviendo un sueño, pero un sueño que ya se ha hecho realidad.

Si pincháis en la imagen podréis seguir mis aventuras en Australia.

Viajar a Australia

Suscríbete al Blog de GrowPro

Llevamos años ayudando gratuitamente a que miles de personas vivan su experiencia, aprendan inglés y trabajen en países como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Si quieres saber cómo lo han conseguido y qué se mueve en estos destinos, únete a nuestra lista de más de 15.000 suscriptores.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Related Posts
mautic is open source marketing automationTrabajar en Australia1