Gerard Villar: Mi lucha australiana

Mi lucha australiana

Ahora hará más de un año que embarqué en un viaje solo, cruzando todo el océano para vivir una nueva experiencia y poder conseguir ciertos objetivos: laborales, espirituales pero sobre todo personales, para poder crecer como persona.

La verdad que no fue difícil dejarlo todo: amigos, familia, compañeros de trabajo y personas realmente especiales. Una vida fácil y divertida, en un mundo un poco abstracto. Pero así fue, intenté empezar de cero, en una ciudad grande de habla inglesa: Sydney.

Sinceramente llegué con condiciones precarias ya que se necesita un fondo económico considerable para poder encontrar el máximo de oportunidades posibles y poder sobrevivir. Invertí todos mis ahorros en una escuela inglesa y en los documentos necesarios como el visado de estudiante para poder entrar en el país y una vez allí, adentrarme en la aventura.

Lucha australianaNo fue nada fácil, no podía comunicarme fácilmente, no podía ser esa persona extrovertida y social. Esta impotencia me hizo tocar con los pies en el suelo y saber que sería una carrera solitaria y muy larga.

Hasta que no estás dentro el sistema es muy difícil sobrevivir con los recursos del sistema económico español. Esta carrera comenzó en busca de un lugar para vivir, con la ayuda de plataformas sociales desde internet.

Sinceramente fue impactante ver que el alquiler era tan alto comparado con España. Era mi segunda semana y sabía que tenía que encontrar cualquier trabajo o la aventura peligraría.

Durante los 6 primeros meses trabajé de todo, ya que no podía decir que NO a ninguna oportunidad, fue una competición entre la asistencia a clase para poder realizar mis estudios y trabajar el máximo de horas posibles para poder pagarme el alquiler y la comida.

Puedo decir que fueron los meses más duros de mi vida, muchas horas incomunicado, muchas horas intentado encontrar trabajos mejores, impotente por no poder demostrar mis habilidades, añoranza de los que más quieres y rodeado de una riqueza sin poderla disfrutar.

Lo más duro era llegar a casa de noche, ponerte los auriculares, escuchar aquellas canciones que te recuerdan a personas especiales, momentos mágicos y a tu familia. Aquí era cuando pensaba si todo esto servía de algo, si era necesaria esta soledad… cuando cogiendo un avión podía volver a mi perfecta y dulce atmósfera con los míos.

Lucha australianaFui fuerte e intentar aguantar todo. Pensar que mi objetivo era el inglés y no podía marcharme sin conseguirlo.

Trabajé realizando mudanzas, disfrazado de superhéroe en fiestas de cumpleaños, camarero en un restaurante, repartiendo flyers, profesor de Hip Hop de una escuela de baile, actor, bailarín y modelo. Trabajos sin más, algunos con malas experiencias, casuales y ni una con un horario fijo.

Después de estos meses alrededor de todo Sydney, cogiendo todo tipo de transportes públicos entré en una empresa como trabajador fijo: Coogee Pavilion, como ayudante de camarero de bebidas y organizando el stock.

Fue difícil aprender todo el vocabulario nuevo ya que era un sector que no había tocado mucho. Aquí gané un poco de estabilidad en mi vida australiana ya que me sentía como uno más de la empresa.

HAPPINESS IS NOT A DESTINATION IT IS A WAY OF LIFE

Pude ahorrar para realizar un viaje por Tailandia. Fue inolvidable. Lo hice con la persona más especial que podía tener y que viajaba desde Cataluña para vernos.

Lucha australianaLa vuelta fue un poco dramática ya que volver a la realidad australiana después de las playas tailandesas con toda la pasión y el reencuentro incondicional de felicidad, amor y alegría fue un poco complicado.

Aquí es cuando llega una de las decisiones más importante de esta experiencia, la renovación de mi visado en pleno invierno australiano y seguir luchando por mi inglés y conseguir una mejor vida.

Y encima, pensando que en casa empieza el verano, la temporada más productiva en mi mundo laboral: coordinador y socorrista de piscina, clases dirigidas de zumba, aquagym, aerobic, director de casal de verano y director de animación de festivales de música. Finalmente decidí no volver a casa y continuando luchando por mis sueños.

No os engañaré y al principio no fue nada fácil, viendo desde las redes sociales como tu gente disfrutaba de aquel verano, eran muchos recuerdos que te venían a la mente. Pero al paso del tiempo el inglés mejoraba y las comunicaciones con las amistades eran más fuertes.

La amistad es una palabra muy fácil de decir pero sin poder expresar o enseñar tus emociones, cuesta mucho poder confiar en una persona. En ese tiempo fue cuando pude abrirme de mente y poder conocer nuevos corazones y grandes personas.

Lucha australianaAustralia es un lugar de mucha diversidad cultural y conoces gente de todo el mundo. Un tiempo que nunca olvidaré ya que la visita de una persona muy especial que viajó de nuevo desde Cataluña, hizo que todo fuera más fácil, una convivencia perfecta y apoyo incondicional.

Empezaba a ver cómo iban cayendo cada vez más oportunidades, cero preocupaciones con mi tiempo libre y sentí aquella libertad que hace tiempo que no sentías. Poder realizar actividades en tu tiempo libre y compartir momentos geniales sin ninguna presión.

Compartimos miles de experiencias Australianas, a todo le sumamos un viaje a Bali, durante todo un mes donde pudimos de aventuras, culturas, improvisaciones, paisajes paradisíacos y mucho más sueños.

Después de este viaje llega la vuelta y nostalgia de nuevo para volver a empezar la vida australiana. Esta vez sin preocupaciones atmosféricas ya que se acerca el verano y con doble motivación ya que empiezo estudiar en una nueva escuela, pero no en una escuela cualquiera sino que se cambian los papeles y ya no estudio para aprender inglés.

Renovación del visado de estudiante con la inscripción de un Curso de Fitness, continuando cumpliendo sueños y mejorando las habilidades de entrenador personal.

Estos últimos 3 meses están siendo increíbles, un salto gigante con el inglés, un grupo de amigos, me puedo comunicar con fluidez. Soy muy feliz actualmente y no dejo de pensar con la vuelta para comerme el mundo.

Tengo muchas ganas de volver a ver a mi familia y amigos y poder darles un abrazo. Costará marcharse de aquí porque ahora es cuando empiezas a sentir amistades muy grandes y conexiones que durante mucho tiempo no podías conseguir.

940870_921832227863927_6432097426973420160_n

Quiero dar las gracias a GrowPro Australia por siempre estar allí y ser totalmente transparente conmigo, a mis amigos del Ultimo (Grecia, Eslovaquia, Inglaterra, Australiano, Italiano, Argentina, País Vasco, Rusia, Suecia) por apoyarme en cada momento y todas las personas de Coogee Pavilion por hacer que cada día sea un día más especial. Y a mi familia por confiar en mí.

Finalmente quiero dar gracias infinitas a la persona y los de su alrededor que me ha acompañado muchas noches al lado del teléfono. Gracias, Inevitable aguantarme la emoción …

Con la lagrimita en el ojo y con la mano en el corazón, os quiero decir que este viaje me ha enseñado mucho más que otra lengua, he aprendido la importancia de la familia, honestamente quizás no he sido un hijo perfecto, pero nunca olvidaré lo que mis padres hicieron por mí y quizás no lo supe aprovechar.

Creed en vosotros, difundid  energía positiva, respetad a todos los de su alrededor y si alguien les pide la mano por favor dadle el brazo si lo necesita.

Os quiero a todos !! Siempre !! O !! AT !!

 

Suscríbete al Blog de GrowPro

Llevamos años ayudando gratuitamente a que miles de personas vivan su experiencia, aprendan inglés y trabajen en países como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Si quieres saber cómo lo han conseguido y qué se mueve en estos destinos, únete a nuestra lista de más de 15.000 suscriptores.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Related Posts
mautic is open source marketing automationProfesor de baile en Australiasuperannuation-1