Cómo estudiar en Melbourne me ha enseñado a superarme

De mi experiencia en Australia aún no os puedo contar mucho ya que hace tan solo tres meses que decidí lanzarme a la piscina que supone estudiar en Melbourne.

Soy Laura Castro y soy de Foz, un pequeño pueblo costero de Galicia, aunque los seis últimos años los he pasado viviendo en Gijón en donde he estudiado Ingeniería Industrial.

Decidí venirme a Australia porque siempre había sentido un especial interés por este país y un antiguo profesor me lo pintó como el paraíso para los ingenieros. Esto, junto con la situación económica en España y mi idea de que lo mejor era hacerlo cuanto antes, me llevó a que a tan sólo a los dos meses de acabar mis estudios y con la gran ayuda de GrowPro estaba aterrizando en Melbourne.

Estudiar en Melbourne¿Por qué Melbourne? Sin duda un aliciente fue que mi tía ya estaba viviendo aquí y el apoyo con el que contaría sería inmenso, a pesar de todas las advertencias recibidas acerca del tiempo en esta ciudad. A día de hoy todavía me cuesta expresar lo feliz que soy por haber tomado la decisión de estudiar en Melbourne, pero sí que es cierto que no todo ha sido un camino de rosas.

Al principio todo fue muy fácil, llegas a un país nuevo con mil ideas en la cabeza y lo que quieres es comerte el mundo pero poco a poco te das cuenta de la realidad. Aquí somos inmigrantes, nos guste o no, y si el nivel de inglés no es muy bueno y no tienes cierta experiencia… acceder a trabajos cualificados es realmente complicado. Por ello, antes que nada me puse a aprender inglés en Melbourne. En cuanto llegué me metieron en nivel upper, a las tres semanas me pasaron a advanced y ahora ya estoy en IELTS, prueba de que si pones empeño y ganas, las cosas salen. Y me quedaba el siguiente paso: buscar un trabajo en hostelería, “cleaner”, cuidar niños… lo que fuera.

A las tres semanas de empezar a buscar encontré trabajo en una casa: el trabajo perfecto. Tenía que limpiar y cocinar para una familia rusa, ellos encantadores, la casa totalmente minimalista con muy poco que limpiar, yo encantada con la idea de cocinar y con mi buen sueldo, no muchas horas pero suficientes para poder incluso ahorrar y el aliciente de que tienen una compañía de construcción en la que esperaba hacer algún contacto.

Estudiar inglés en MelbourneComo todos o casi todos los que hemos recorrido 17.000km para venir a Australia, a los tres meses tuve un bajón de esos duros… la idea que tenía sobre lo que supondría estudiar en Melbourne se hacía pedazos. Echaba muchísimo de menos a mi familia y amigos y eso de tener dos inviernos seguidos no estaba ayudando a mi estado de ánimo. Pasaba mucho tiempo sola en el trabajo, pensaba mucho, cuestionaba todo. Empecé a mirar vuelos de vuelta a España, mi tía se había marchado a disfrutar del verano en Europa, en casa vivía con dos parejas con lo que allí también pasaba mucho tiempo sola y todo se me estaba haciendo cuesta arriba. Lo de tirar la toalla no va conmigo y simplemente me di cuenta de que lo que necesitaba era un cambio: hablé con la familia y les dije que quería dejarlo, fue una decisión difícil ya que muchas veces había escuchado por su parte que en un futuro no tendría ningún problema en meterme en la empresa a empezar a hacer cosillas de lo mío, pero valorando la situación me di cuenta de que no había recorrido medio planeta para pasar un mal rato, y que lo único que tiene que motivarte es disfrutar al máximo con lo que haces. En cuanto al futuro, si queréis un consejo pensad en él lo menos posible. Nunca sabes lo que la vida te tiene preparado.

A día de hoy sigo trabajando con ellos, me pidieron que me quedara un par de días a la semana y lo compagino con mis 20 horas en un restaurante que me encanta. Estoy conociendo gente genial que busca lo mismo que yo y disfrutando con lo que hago. En casa todo ha cambiado, estoy todo el día acompañada y hablando inglés. Puedo decir que no podría estar en un mejor momento y la verdad ahora mismo lo de pensar en volverme a España me da escalofríos de nuevo.

Estudiar en MelbourneNo he abandonado la idea de buscar algo en mi campo, simplemente creo que ahora tengo que vivir el momento, conocer nuevas culturas, viajar. Mi visado termina en octubre, aunque como muchos, lo ampliaré hasta marzo. Mi idea a partir de ahí: recorrer parte de Australia, buena parte de Asia y ya que he tenido dos inviernos seguidos me merezco al menos otros dos veranos seguidos con lo que volveré a España.

No sé si la familia me dará finalmente alguna oportunidad de hacer algo de lo mío, no sé si volveré a Australia tras el próximo verano o intentaré perseguir mi destino un poco más cerca de mi gente. Me encanta este país, me encanta esta ciudad, tener la playa a diez minutos de casa, el centro a media hora en bici, la gente es encantadora, la calidad de vida inigualable, siempre escuchas un buenos días, muchas gracias, qué tal estás….

Estudiar en Melbourne

Estar aquí ha cambiado mi forma de ver las cosas, de ver la vida. Por supuesto es bueno tener una meta y algo que perseguir, algo por lo que levantarte cada mañana. Pero casi más importante es no preocuparte por lo que está fuera de tu alcance. Vivir lo que tienes en cada momento y disfrutarlo sin dejar que se te escape.

Suscríbete al Blog de GrowPro

Llevamos años ayudando gratuitamente a que miles de personas vivan su experiencia, aprendan inglés y trabajen en países como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Si quieres saber cómo lo han conseguido y qué se mueve en estos destinos, únete a nuestra lista de más de 15.000 suscriptores.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Related Posts
mautic is open source marketing automationTamarama Beach, SydneySydney sunset