Aventuras en Australia: empieza bien la experiencia

Hola Growers, me llamo Ander, tengo 22 años y os voy a contar mis aventuras en Australia hasta la fecha. Sinceramente, apenas llevo una semana y media, por tanto os explicaré cómo me fue a mí con el tema del trabajo y el alojamiento, que seguro que es lo que más os preocupa a muchos durante los primeros días.

Bueno, por empezar por el principio, yo soy de Tarragona, aunque justo acabo de llegar de haber terminado mi anterior etapa: una aventura en Londres donde he trabajado de kitchen porter como un campeón (que no os engañe el nombre, que era friegaplatos de toda la vida jaja). Allí apenas tenía tiempo libre para gastarme todo el dinero que ganaba, por lo que me ha dado para ahorrar bastante.

Hasta que el 23 de junio decidí regresar a España (para no volver, jaja) y así pasar la sanjuanada con algunos inocentes amigos y familiares que no esperaban mi llegada. Dejaba atrás 6 meses en London city, donde he conocido a grandes amigos, gente de todas las culturas posibles, y donde he vivido muchas… aventuras. Sí, podríamos llamarlo así. Y esta es la situación en la que estaba en España: con dinero y sin trabajo. Y con tanto tiempo por delante para pensar, no se me podía ocurrir nada bueno.

El exceso de tiempo libre te da por imaginar cómo vas a disfrutar del dinero que tantas ollas y cazuelas te ha costado fregar. Cansado de conducir coches heredados, contemplaba la seria opción de comprarme un coche nuevo, pero por otro lado me pellizcaba mi espíritu aventurero y me decía que el dinero y las cosas materiales vienen y van, pero los momentos, experiencias, aventuras y recuerdos permanecen contigo hasta la muerte. Así que estaba claro, me puse a buscar un nuevo destino en el que darme a conocer (:

Mucha gente ya en Londres me había hablado de la gran calidad de vida en tierras australianas, de los altos salarios y cómo no, de su increíble naturaleza. Así que Australia parecía un destino más que aceptable. Un país diferente, de habla inglesa donde podía mejorar mi inglés y pensar en mi futuro como ingeniero mecánico (porque sí, aunque he fregado muchos platos en realidad soy ingeniero).

Así es como empecé a buscar y contacté con Pablo Gil de GrowPro Australia. Con su ayuda y la de sus compañeros, se me despejaron todas las dudas que tenía, y ya con las ideas claras y con el claro objetivo de aprender inglés y divertirme, di vía libre a Pablo y al equipo para que empezaran a tramitar el papeleo. Algo más de un mes fue suficiente para que el gobierno australiano me concediera el visado y el permiso para residir aquí durante seis meses.

Aventuras en Australia Harbor BridgeAsí pues, el 11 de septiembre ponía rumbo a las antípodas (nunca fui muy supersticioso…). La aventura prometía cuando por casualidades de la vida, coincidí con Pablo en el mismo vuelo, pero todavía prometía más cuando al llegar al aeropuerto a las 5.05 am, nos dijeron que nuestras maletas –curiosamente las de todos los españoles del vuelo- se habían quedado en Londres. Y ahí estaba yo: en Sydney de madrugada, sin maleta, sin chaqueta, en camiseta de manga corta, pantalón corto y 10º en la calle. Entre unas cosas y otras, no caí que aquí todavía es invierno, jaja. Buen comienzo para mis aventuras en Australia.

Llegaba al backpacker (hostal, vaya) a las 7:00am (con unas ganas de dormir indescriptibles). Y claro, la recepción no abría hasta las 8.30. Bueno, pues era un buen momento para probar los ricos y exclusivos cafés de Sydney, y entrar unpcoo en calor.

Meterme en la cama a las 9 de la mañana y despertarme al día siguiente a las 7am con la ligera duda de si había dormido sufiente, fue suficiente para matar al jet lag. Así que me dispuse a invadir todos los locales de Sydney con mi currículum en la mano.

Después de dos días recorriéndome la ciudad de punta a punta repartiendo mis datos y experiencia impresos en papel a todo aquel que lo quisiera coger, encuento trabajo de la forma más sencilla y curiosa: hablando con una de las recepcionistas de mi gimnasio. Al día siguiente ya estaba haciendo un trial (una prueba vamos, porque básicamente aquí, por mucho currículum que tengas, te prueban en cualquier trabajo. Y si vales, you’re in!) y trabajando en una cafetería. Tocaba ahora, pues, encontrar alojamiento.

Si queréis hacerme caso, la mejor opción para ello es la página Gumtree. Venía de España ya con la mentalidad de que tendría que compartir habitación debido al alto coste del alquiler aquí. Chequeé Gumtree y llamé básicamente al primer número que cumplía mis requisitos: cerca de mi escuela, y con un precio competente (120$/semana, eso es MUY MUY barato). Al subir a ver el piso, nada más cruzar la puerta me encuentro, en pleno comedor, lo que parecían dos especie de campamentos formados entre la televisión y el sofá con una interesante estructura a base de mantas. Mi curiosidad empieza a pellizcarme otra vez, y el casero me cuenta que son las mejores habitaciones de la casa porque están ocupadas. Mi cara de póker en ese momento no tenía precio. Cabe decir que estaban bien curradas, con el único inconveniente de que no podías apoyarte en ellas o se venían abajo. Pero oye, nadie es perfecto, jaja…

Seguimos con la visita y me quedo asombrado con lo limpio que se veñia todo, con el detalle incluso de hacerme quitar las zapatillas para poder ver el piso. Mi cama se encontraba en una habitación compartida con otras tres personas de origen asiático –muy simpáticas y graciosas, por cierto-. Intimidad cero, eso sí, peor oye, ¿120$/semana en una zona muy céntrica y a los 3 días de llegar? Decido dar el OK y adentrarme en la aventura: había llegado hacía 3 días de los cuales había dormido uno. Tenía trabajo, y desde ese momento, alojamiento. Buen trabajo Ander!

Aventuras en AustraliaActualmente llevo cosa de una semana y media y me he dado cuenta de que Sydney es una ciudad que está llena de oportunidades, pero que tienes que salir a buscarlas, no vienen a llamarte a casa, como ya contaba Irene justo antes que yo. Y personalmente, me ha enamorado el carácter de la gente, siempre dispuesta a ayudarte de cualquier forma, seas quien seas y en cualquier sitio. Cuando en muchos lugares te darían de lado, aquí por simplemente preguntar por una calle, son capaces de perder su tiempo acompañándote hasta ella para asegurarse de que la encuentras, siempre con una sonrisa en la boca de oreja a oreja.

A puntito de cerrar este capítulo I, os mantendré al tanto de mis aventuras en Australia.

¡Ánimo a todos!

Ander.

Suscríbete al Blog de GrowPro

Llevamos años ayudando gratuitamente a que miles de personas vivan su experiencia, aprendan inglés y trabajen en países como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Si quieres saber cómo lo han conseguido y qué se mueve en estos destinos, únete a nuestra lista de más de 15.000 suscriptores.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Related Posts
mautic is open source marketing automationOportunidades en Australia SydneyInglés en Sydney Australia