El Trío Calavera: Nuestra aventura en Australia

TRES ES UN NÚMERO PAR

26 de agosto de 2015. Aeropuerto de Barcelona. Los nervios a flor de piel. ¿Quién nos iba a decir que íbamos a emprender la aventura más loca de nuestras vidas? El trío calavera, después de 7 años de amistad se mudaba de Barcelona a Sydney. AUSTRALIA, esa isla tan deseada por muchos. Y juntos, cómo no. Es la mejor decisión que podíamos haber tomado. Ninguno de los tres se iba a quedar en Barcelona viendo como los otros cogían ese avión.

Recorrer medio mundo con tus mejores amigos ayuda mucho. La parte más difícil es dejar a tu gente atrás, decir adiós, pero irte con tu “familia” lo hace todo más fácil.

Después de llevar meses y meses decidiendo qué hacer exactamente, después de dar la lata a GrowPro Australia constantemente y que nos lo hicieran todo TAN fácil,  ya lo teníamos todo atado. Decidimos aplicar a la Student Visa porque era la mejor opción que nos presentaban. Escogimos hacer un curso de inglés ya que uno de nuestro objetivos era perfeccionar la lengua, requisito necesario en nuestro trabajo (Publicidad y Relaciones Públicas, y Periodismo).

IMG-20160309-WA0003

Así que con nuestras cien mil quinientas maletas cargadas de ropa –y después de esperar a que Clara dejase en Barcelona 50kg de ropa por culpa del sobrepeso-, cogimos dos aviones y llegamos a tierras australianas. El jet-lag no nos impidió nuestro primer abrazo y grito: – ¡¡¡¡¡¡EHHHH chicos, que estamos en Sydney!!!!! -. El sueño se había hecho realidad.

La búsqueda de piso es uno de los problemas que se le plantea a mucha gente. Pero para nosotros no lo era. Repartir los gastos entre tres era mucho más fácil. Alquilamos un piso por Airbnb porque era la solución más barata. ¡¡Y qué piso!! Nos mudamos 3 veces, de ruta por Bondi con nuestras maletas durante un mes de casa en casa.

Pero RISAS, siempre RISAS. Mientras tanto íbamos de inspection en inspection por una de las zonas residenciales más conocidas de Sydney en busca de una casa para los tres. Nuestra idea era alquilar una casa grande y realquilar habitaciones, así nos salía mucho más económico. Teníamos claro que queríamos vivir en PADDINGTON por la localización: justo en medio de la City, donde estudiamos, y la playa.

Hacer inspections junto a la Jet Set de Sydney e intentar competir con sus bonds (depósitos) se nos hacía un mundo. También lo era entender el funcionamiento de las Real Estate (inmobiliarias). Un sinfín de papeles y papeles que rellenar, ofrecer una cantidad alta de dinero para reservar la casa y esperar el sí o el no.

Pero lo conseguimos, ¡¡encontramos nuestra casa de ensueño!! Una casa de dos plantas con un patio enorme perfecto para el verano; una casa que pronto sería conocida por muchos como Paddington Palace (o Palacio). Por Palacio ha pasado mucha gente, desconocidos que se han convertido en imprescindibles en nuestro día a día, nuevos amigos que han ampliado nuestra familia.

 

2

Sydney nos ha regalado la posibilidad de conocer a gente increíble. Cada día es un nuevo capítulo, siempre hay un plan diferente, nunca sabes qué te va a deparar el día o a quién vas a conocer. Es la magia de esta ciudad. El buen tiempo ayuda mucho.  Se respira un aire de buen rollo que te impide que tengas un mal día. Y si lo tienes, ahí está cualquiera para arreglarlo.

Es una ciudad que no se te hace difícil en ningún momento. Al llegar es cierto que nos asustamos con los precios, ir al supermercado y ver la pieza del limón a 2$ o el aguacate a 3,50$ te corta la respiración. Pero por suerte de nuevo, el hecho de ser tres personas divide gastos.

 

Encontrar trabajo es esencial para poder mantenerte porque los sueldos son muy altos y compensan los gastos. Después del primer sueldo entendimos el porqué de los precios desorbitados. Teníamos claro que con la Student Visa nos tocaba trabajar en hostelería por la limitación de sólo poder trabajar 20h a la semana. No es lo más apasionante del mundo, no, pero no nos podemos quejar. Trabajar en bares y restaurantes nos ha ayudado también a conocer a mucha gente de todas partes del mundo, a practicar inglés y a acercarnos más a los australianos y conocer su día a día.

3

Nuestra aventura en Australia

Cuando llevas meses en una misma ciudad es cierto que al fin y al cabo creas una rutina diaria, pero nuestra vida no es sólo ir a clase y trabajar. Gracias a lo ahorrado en menos de 6 meses hemos podido viajar por Australia que era otro de nuestros objetivos. Porque Australia no se resume en Sydney. Así que nos fuimos a Melbourne, conocimos esa ciudad tan especial con un aire que te enamora, alquilamos un coche e hicimos un road trip por la Great Ocean Road donde vimos paisajes impresionantes, como los 12 Apostles que nunca olvidaremos.

El otro road trip que duró casi dos semanas fue desde Sydney hasta las Whitsunday Islands. Un viaje a lo largo de toda la Gold Coast parando en sitios increíbles como Fingal Bay, Frazer Island, Byron Bay…, visitando playas paradisíacas, durmiendo en campings con nuestras tiendas de campaña… Toda una aventura. 5000km en 13 días.

 

4

La lengua puede parecer un problema, y en ocasiones lo es, pero los tres hemos mejorado muchísimo y nos hemos visto saliendo de situaciones que nunca nos habríamos esperado. ¿Lo más duro de todo esto? Ir diciendo adiós a esos miembros de la familia que se van antes que nosotros, a algunos los volveremos a ver, a otros por desgracia no, pero sabemos que los guardamos para toda la vida en un rincón dentro de nosotros.

No sabemos cuando se acabará esta experiencia, quizá nos volvemos juntos a España, quizá no, pero no importa. Vinimos, estamos viviendo la experiencia juntos y estamos compartiendo momentos que nunca podremos olvidar. Y sí, algún día contaremos a nuestros hijos: -“Yo me mudé a Sydney con el Tito Mario, la Tita Clara o la Tita Cristina durante un año; y compartimos casa y hasta habitación; y viajamos encerrados en un coche como latas de sardinas por todo el país durmiendo en campings randoms; y sobrevolé una isla en avioneta, e hice rutas subiendo montañas sin parar por parques nacionales durante horas…”- y muchas cosas que no las podremos ni explicar.

5

Son varias las personas que se han animado a venir a Sydney después de haber escuchado nuestra experiencia, y seguimos animando a todo el mundo a venir. Si tienes la suerte de poder venir con amigos como nosotros, no dudes en hacerlo, todo será más fácil. Porque como nos dijo una amiga antes de despegar: “Tres es un número par”.

 

Suscríbete al Blog de GrowPro

Llevamos años ayudando gratuitamente a que miles de personas vivan su experiencia, aprendan inglés y trabajen en países como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Si quieres saber cómo lo han conseguido y qué se mueve en estos destinos, únete a nuestra lista de más de 15.000 suscriptores.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Related Posts
mautic is open source marketing automationcarnet-de-conducirpasaporte