Australia, te estaba buscando. La experiencia de Javi Wild Wild

Todo empezó con un concurso en Facebook hace tres años cuyo premio era una beca a Australia. Siempre me han flipado los países salvajes, así que me presenté y me puse las pilas diciéndole a todo el mundo que me votara en la competición. Al final quedé segundo y mi sueño por irme a Australia se vino abajo. En serio, ese mes estuve más deprimido que un pez naranja en un vaso de agua.

Nunca te rindas ante un sueño

Pero yo soy un chaval de prontos y reflejos, tal cual se van luego vuelven. Y así me pasé entre el dulce y el amargo durante 2 años en los siguientes 4 concursos, que parecía que iba a ganar y al final, aunque suene a coña, siempre acababa en segunda posición. Estaba tan cabreado que a punto estuve de exigir un premio por hacer de Relaciones Públicas!!! Puñeta, que la mitad de los likes de las agencias eran míos debido a los concursos!!

Al final tiré la toalla y me dije a mi mismo que iría de otra forma, aunque la verdad no sabía cómo porque estaba más tieso que la papada de Tuthankamon. Así fue como una buena amiga me avisó que había otro concurso y aunque no con estas palabras exactas, me vino a decir: esta es la tuya Javi, una última vez. Y participé. Y gracias a todo el mundo que me votó esa última vez gané. Y mandé todo a la porra y me piré a Australia!!! POR FIN!!

Un brindis por la que se me viene encima

La llegada a Melbourne: mis inicios en Australia

Aterricé en Melbourne, más frío que peinando yaks, de repente salía el sol y en un segundo se ponía a llover. Supuse que el invierno en aquella ciudad era una paranoia y lo acepté.

Mis dos primeras noches fueron en un hostal, como sólo tenía 300 euros para sobrevivir 4 meses y no controlaba ni precios ni nada, estuve 24 horas sin comer. Sí, a veces se me va la olla y hago este tipo de cosas. Quería conseguir casa rápido, así que me puse a tope y encontré una que tenía pintaca, en la esquina del CBD (el centro financiero) al lado del parque del museo. Sólo había un pequeño problema y era que tardaría en estar libre 3 días. Esos 3 días el casero me permitió quedarme en una adorable habitación de otra de sus casas.

Esa adorable habitación consistía en un zulo sin absolutamente nada y puertas de contrachapado. Dormí sin mantas, vestido y tapado por mi abrigo y las pelusas del lugar, que hacían vida en el suelo de alfombra que yacía ahí abajo. Muy chic todo.

Empezando mi vida australiana

Después de este precioso primer contacto con el sector inmobiliario australiano, me mudé a lo que sería mi hogar los próximos 4 meses, un dúplex con la mejor compañía posible. La de historias que nos llevamos todos los que ahí vivimos valen oro: 28 Little Lonsdale no fue una casa, fue un guateque continuo!!! Larga vida a Marnix Maas!!

Una vez empecé las clases la vida se me estabilizó un poco, trabajaba por las tardes y noches en restaurantes y bares de copas, me sacaba mi dinero y ahorraba para la aventura que vendría después. Mientras tanto los fines de semana los dedicaba a surfear y a hacer excursiones por los parques naturales de la zona.

Las ciudades en Australia molan mucho y Melbourne era de las más urbanas y modernas que hay. Aun así, yo soy más de vivir entre arbustos y bichitos y estaba deseando coger puerta. Así que cuando terminé mi curso de inglés la agarré con ganas y me fui a dar la vuelta a Australia en autostop. Era libre!!!

Garbeíto matutino por los 12 Apóstoles

Posiblemente el viaje en autostop más épico que haya vivido hasta ahora…

La primera etapa era desde Melbourne hasta Byron Bay a dedo, pasando por mil pueblitos y Sydney!!

Por supuesto podría haber tomado un avión y me habría fundido los 1650 km en un par de horas sentado y con la posibilidad de tener un bebé berreando en el asiento de atrás. Dejé esa opción para la gente normal, cogí la mochila y 30 barritas energéticas y salí por la puerta. Me dirigí a una gasolinera a las afueras de la ciudad, no tenía ni idea de qué iba a pasar, y eso me encantaba!!

Viajar en autostop es algo por lo que pagaría por hacer. Hay quien lo hace por ahorrar, yo lo hago por la aventura. Viajar así es APRENDER de una forma distinta a como te han enseñado en la escuela o la uni. Es la enseñanza de la vida misma. Ya puede tocarme la lotería que seguiré haciéndolo!

En aquel viaje conocí a muchas personas de roles completamente distintos… Viajé con una prostituta que recogía autostopistas y les hacía shows gratuitos, con pastores religiosos del ejército del aire (no sé si este hubiera aprobado el show), con camioneros padres de familia fundadores del club ciclista de su pueblo, como también lo hice con chavales metidos hasta el fondo en el mundo de la droga. También con cocineros, con casados, con solteros, con personas con proyectos, y también con personas hechas mierda. Con un director de cine truncado, con la highway police y por poco en una limusina (hubiera sido épico!!!)

Las mejores olas de mi vida!!

Los lujos de viajar en autoestop por Australia

Dormía en mi tiendita de campaña de 10 euros (notaba su humilde calidad cuando amanecía asfixiado sudando cual pavo al horno, era como dormir en una bolsa de plástico azul muy mona) bajo puentes y al borde de carreteras, pero también en campos de un verde inmenso llenos de caballos. Desperté en un bosque con los canguros robándome las galletas. Un día me adoptó Jacob, otro autostopista, y su madre me trató como le habría gustado que la mía tratara al suyo si estuviera tan lejos de casa.

He yacido con arañas más grandes que mi mano (aún sigo sin comprender como tales bestias podían entrar físicamente a la tienda cerrada), ranas venenosas y una linda pitón del tamaño de lo del negro del whatsapp que le caí bien y quiso gozar de mi compañía como compañero de piso. No me di cuenta hasta que al día siguiente vi que había algo parecido a una pitón abrazando mi cámara. Espera eso es una pitón? Aquí dentro? He dormido con eso al lado? Perfecto, disculpe le importaría salir?

Un viejo me atacó por la noche con un látigo y sus perros y cuando vio que solo era un chaval que estaba acampando en el bosquecillo de detrás de su casa me compensó con un desayuno de tostadas con huevos y bacon a la mañana siguiente.  

La verdad es que ese viaje es imposible de contar en un post, es digno de libro. Una semana de pura vida que se podía haber ido al carajo por coger un avión. Por suerte nunca estuvo cerca de ser así!!

Mi familia en Byron!!

Byron Bay: mi sitio en Australia

Una vez en Byron Bay mi viaje se fue a la porra y voló por la arbolada. Era mi sitio y me metí en una pompa de ensueño cósmico de la que cuando desperté ya había pasado un mes y medio y mi vuelo de vuelta a España era en 4 días!!

En Byron, cuando cae el sol los músicos locales se reúnen y tocan en Main Beach. Todo un espectáculo!!

En Byron hice una segunda familia, todos latinos. Vivíamos en un camping hippie en el que el plan de cada día era mucha paz y mucho amor, surf por la mañana y surf por la tarde con delfines, tortugas, ballenas y sí, también tiburones (estuvieron a punto de sacarme del agua en helicóptero porque tenía un tiburón blanco a 50 metros, pero me sacaron en moto acuática al final vaya pena), hogueras y música por la noche, viajes en caravanas a bosques, lagos y cataratas, luchar contra los Bush turkeys para que no te robaran la comida y preocuparnos única y exclusivamente de vivir la vida y ser felices.

Atrévete a vivir la experiencia de tu vida

Si quieres que te eche un cable con tu próxima aventura australiana no te quedes ahí pasmao y escríbeme a javier@growproexperience.com Haré todo lo que pueda para que flipes en colores!! También me puedes seguir en Instagram y Facebook!!

Abrazos y besos múltiples!!

Cuando digo que Australia es brutal, es porque es brutal

Millones de cosas que nunca me habrían pasado si no hubiera dado el paso de salir afuera. Australia es impresionante, el mejor viaje de mi vida!! Si estás leyendo esto y aún te da cosa lanzarte porque te dicen que estás loco ya te digo yo: como no vayas sí que estás loco!!! De remate!!!

Javi

Share on Facebook193Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone¡Compártelo!
Magda Cebrián
Magda Cebrián
Periodista y miembro de GrowPro. Espero que este blog te ayude a resolver tus dudas y te inspire para que la próxima experiencia que podamos leer sea la tuya. Tu futuro es un lienzo en blanco, sal ahí fuera y escribe tu obra maestra! Sólo nos arrepentimos de las decisiones que no tomamos. :) ¡Pon rumbo a tu vida!
Related Posts
estudiar y trabajar en australia para colombianosseguro medico internacional